Por qué deberíamos declararle la guerra a la ropa de poliéster

, , , ,

A pesar de que su mercado representa el 50% del total de fibras, este tejido no deja que la piel transpire y no siempre es agradable al tacto. Como todos los plásticos, no es biodegradable y produce gran impacto medioambiental.

Basta con introducir en el buscador de cualquier marca low cost la palabra ‘poliéster’ para toparse en su catálogo con cientos (incluso miles) de prendas fabricadas con este material. Por algo es la fibra más utilizada en la industria textil y su consumo aumenta alrededor del 5% cada año. Hagan la prueba: busquen en su armario e inspeccionen las etiquetas, les aseguramos que se toparán con unas cuantas blusas, vestidos y pantalones confeccionados en poliéster. Es lo normal. Su guardarropa es solo un reflejo a pequeña escala de la tendencia global: «A nivel mundial, el mercado de fibras de poliéster representa más o menos el 50% del mercado total de fibras (naturales y artificiales)», apunta Gema Gómez, fundadora de Slow Fashion Next, plataforma de Formación en Moda, Sostenibilidad y Negocio.

Entonces, ¿por qué debemos declararle la guerra al rey de los tejidos?

Puede que este derivado del petróleo permita que cambiemos de modelito a la velocidad de la luz sin que el bolsillo se resienta demasiado, pero también tiene la culpa de que la piel transpire menos o de que repartamos descargas a diestro y siniestro por culpa de la electricidad estática que acumula. Eso sin tener en cuenta su grave impacto medioambiental. ¿Alguna vez ha sentido grima al tocar determinadas prendas en las tiendas de moda pronta? ¿Le produce dentera tan solo rozar el forro de esa falda nueva? Miren su composición, probablemente la culpa también sea del poliéster.

No todo van a ser desdichas, si la mitad de las prendas que se fabrican en el mundo están hechas de este material por algo será. La principal ventaja es el precio: es más barata que otras fibras y ha logrado arrebatar mercado a otros tejidos asequibles como el algodón después de que su precio descendiera hasta mínimos históricos.

Por eso es más que probable que esas «gangas» con las que es fácil toparse en las cadenas low cost estén confeccionadas en fibras sintéticas como el poliéster. Aunque existen diferentes calidades y cada vez es más frecuente toparse con piezas de este tejido a precios poco asequibles.

Pero además, «las prendas fabricadas con este material son fáciles de lavar y secar, no encogen –de ahí que se utilicen tanto en los forros– e incluso podemos llevarlas de viaje en la maleta sin que se arruguen», explica Mª Carmen López Soler, Asesora Textil y autora de Manual de Tejidos – Las muestras.

Aunque cada vez más prendas están compuestas de poliéster al 100%, es muy frecuente encontrarlo mezclado con otros tejidos. ¿Qué ventajas tiene esto? ¿Es mejor comprar prendas que combinen el poliéster con otras fibras? «El objetivo de estos híbridos es aunar en un solo tejido las características que cada material presenta por separado. 

Es decir, una prenda compuesta por 50% algodón / 50% poliéster será transpirable al 50%, mientras que si hubiera sido solo de algodón lo sería al 100%. El problema con las mezclas es que no se pueden reciclar puesto que aún no está implementada industrialmente la tecnología necesaria para separar las materias al final de su vida útil. El resultado es un ‘residuo eterno’», detalla Gómez.

¿Por qué deberíamos dejar de comprar prendas de poliéster?

La falta de transpirabilidad y el tacto son dos de los factores que, a priori, pueden echar para atrás al consumidor. Si han notado que sudan más o huelen peor cuando llevan puesta esa blusa que compraron por cuatro duros, no es producto de su imaginación. «Las fibras sintéticas no absorben bien la humedad. El poliéster no transpira, con lo que provoca el efecto sauna: en caso de quemarse no arde sino que funde», señala López Soler. Además estos tejidos se cargan de electricidad estática al frotarse entre sí o contra la piel provocando que la prenda se pegue al cuerpo o se produzcan pequeñas descargas eléctricas.

Tampoco es un material que se lleve bien con las pieles más delicadas. «Tener alergia a la ropa no es demasiado frecuente pero muchas personas pueden experimentar lo que llamaríamos intolerancia mecánica. La gente con la piel atópica o seca puede sentir picor, irritación o desarrollar eccemas al entrar en contacto con determinados tejidos. También son más propensos a sufrirla aquellos que tienen alergias respiratorias (por ejemplo al polen). Es cierto que el poliéster, como producto sintético que es, tiene más papeletas que otros tejidos para provocar esta intolerancia mecánica», explica la Dermatóloga Patricia Ortiz García.

Pero, además, tiene muchas desventajas a nivel medioambiental. «El plástico más usado en el poliéster es tereftalato de polietileno (más conocido como PET). Como todos los plásticos no es biodegradable y proviene principalmente del petróleo, que es un recurso no renovable», nos cuenta Gema Gómez. Y añade: «Otro gran problema que aún es bastante desconocido por falta de investigación es el tema de los microplásticos. 

Cuando lavamos las prendas sintéticas, estos microplásticos se desprenden de ellas y acaban yendo a parar a ríos y mares, afectando a los peces que después son ingeridos por los humanos. Se trata de una contaminación medioambiental prácticamente desapercibida y muy importante para la salud del planeta y la nuestra propia, porque estamos invadiendo el medio ambiente con un producto tóxico que no es biocompatible». Si necesitan más datos inquietantes cabe añadir que para producir poliéster se necesita aproximadamente el doble de energía que en el caso del algodón convencional, y cuatro veces más que en el algodón orgánico.

Puedes continuar leyendo este artículo en: S-MODA

Story mfg., la marca de moda sostenible que ha enamorado a Gigi Hadid y Hailey Bieber

,

Así es la marca de moda sostenible que marcará tendencia en el mundo pospandemia

¿Saldremos de la pandemia como una sociedad más responsable en lo que al consumo se refiere? Si nos atenemos a la popularidad de la marca de moda sostenible Story mfg., que no para de crecer, parece que sí. La firma unisex, fundada en 2013 por Saeed y Katy Al-Bubeyi (antigua analista de tendencias de WGSN) ha visto aumentar las ventas de sus famosas camisetas tie-dye y sus vestidos bordados a mano en un 200% desde que empezara el confinamiento el pasado mes de marzo en el Reino Unido. Esto representa, según los diseñadores, un cambio claro en la mentalidad de los consumidores.

No son malas cifras para una marca que comenzó como un proyecto secundario para sus fundadores, interesados desde el principio en incorporar prácticas respetuosas con el medioambiente y una clara vocación social en su modelo de negocio. “Hay cierto interés por parte de la gente en este tipo de prácticas, ligadas a la sostenibilidad y a estar más en sintonía con la naturaleza”, nos cuenta Saeed. De hecho, el propio nombre de la marca, Story mfg., representa el deseo de sus fundadores de contar una historia (Story) a través de sus prendas, en la que “mfg.” hace referencia al proceso de manufactura de las mismas. 

© Cortesía de Story mfg.

“Nos interesa mucho la manera en que producimos nuestros diseños y todo el equipo de personas que hay detrás”, apunta Katy. Las prendas de Story mfg. se confeccionan de forma artesanal en India y Tailandia utilizando tejidos naturales y orgánicos, algo que ha llamado la atención muy positivamente de personalidades como Gigi Hadid o Hailey Bieber.

A continuación, te traemos una entrevista con Saeed y Katy Al-Bubeyi donde los diseñadores nos cuentan qué prácticas sostenibles tienen el potencial de cambiar el mundo de la moda tal y como lo conocemos.

© Cortesía de Story mfg.

¿Cómo nace Story mfg.?

Katy: Cuando empezamos, por no tener no teníamos ni la intención de establecernos como marca. Yo me dedicaba a analizar y predecir tendencias en WGSN y me di cuenta de que había un sinfín de tejidos, tipos de hilo e ideas sostenibles que nunca llegaban a las tiendas, así que nos planteamos hacerlo nosotros. Story mfg. nació como un proyecto secundario para ambos. Nunca nos imaginamos que acabaríamos fundando una marca y diseñando colecciones enteras.

¿Cuáles son esas ideas sostenibles que habéis llevado a la práctica?

Saeed: Para empezar, nos aseguramos de que la gente que trabaja con nosotros pueda tener unas condiciones de vida dignas, que se le pague un sueldo decente y haya un buen ambiente de trabajo. Respecto a la sostenibilidad, nos encargamos de que todo el proceso tenga un impacto sostenible positivo. Utilizamos tintes naturales para cuidar del medioambiente y los tejidos y tipos de algodón que seleccionamos son siempre biodegradables

Continuar leyendo en VOGUE

14 bolsos clásicos (y de rebajas) que llevarás el resto de tu vida

, , , , , ,

Las rebajas de verano son el momento perfecto para conseguir ese bolso –o cualquier otra prenda o accesorio– que tantas ganas tenemos de incorporar a nuestro armario a mejor precio. Es por eso que hemos comenzado la caza del bolso perfecto en el que invertir ahora y llevar el resto de nuestras vidas. 

Los requisitos que tienen que cumplir son muy sencillos: 

1. Tener un buen descuento.

2. No tener un estampado que nos pueda llegar a aburrir.

3. Ser de un color fácilmente combinable, como los neutros o los colores suaves.

4. Y, por último, si puede haber estado en la parrilla de las tendencias que adoran las chicas clásicas, mejor que mejor).

Aunque no todas las tiendas han empezado la temporada de rebajas, algunas de nuestras direcciones online favoritas ya gozan de descuentos. He aquí los diseños que no te cansarán nunca: desde el nanobolso de Jacquemus a la reinvención de la cesta de Boyy.

Toma nota. 

© Cortesía de My Theresa

Continúa leyendo esta nota en: VOGUE

SACO DE YUTE REUTILIZADO

,

Además de ser amantes del café, amamos reciclar. Por eso os traemos estos
sacos de café reutilizados y adaptables a bolsos y mochilas.

Los sacos de yute, también conocidos como costales de yute, son utilizados para almacenar y transportar los granos de café verde. Este material se obtiene extrayendo las fibras de la planta de yute de a través de un proceso completamente natural. Aunque muchos productores apuestan por el plástico, la mayoría prefiere el yute, ya que no solo aporta más beneficios que otros materiales, sino que además es el recomendado por la Organización Internacional de Café.

¿Qué beneficios aporta el yute?

Es ecológico

El yute es 100% ecológico, reciclable y biodegradable. Esta planta, conocida también como ‘Corchorus capsularis’, contribuye positivamente al ecosistema, ya que no requiere de ningún producto químico para su cultivo.

Entre sus ventajas también encontramos su rapidez de crecimiento, tan solo necesita 6 meses, y que no es necesario talar el árbol para extraer las fibras.

Es bueno para el café

El yute es más que un material ecológico y respetuoso con el medio ambiente, también posee innumerables ventajas que lo convierte en el mejor packaging para el transporte de café en crudo.

El yute aporta buena oxigenación, evitando el deterioro de los granos. Además, tiene propiedades aislantes y mala conductividad térmica, protegiendo el café de las temperaturas extremas.

Fuente: https://cafesorus.es/2018/04/cafe-se-transporta-sacos-yute/

Imágenes: Textil-In

Conoce nuestro SHOWROOM

,

Ahora puedes encontrarnos en P.I Finca Lacy c/Contrafuerte,25
03600 ELDA (Alicante) · SPAIN

También queremos invitarte a que nos sigas en nuestras redes sociales y estés al día de nuestras novedades.