Turning Raw Material into Final Products

,

The different industries are increasingly aware of environmental issues. It is already common knowledge how recycling and reusing materials helps to preserve our ecosystem.
Much is known about methods of recycling implementation in bottles, bags, shoe soles, etc… but we must dream big and execute in concrete.

That is why in Textil In we implemented this philosophy many years ago, always supporting the environment and investigating new ways to make fabrics in a sustainable way. As our motto turned into a mantra “The most sustainable fabric is the one that already exists”

Today, with much pride, we want to show you this article that we call TIROL. After many years of research and waiting we have managed to apply this type of material to leather goods.

Now we want to go a little deeper and explain you where all this comes from.

First, let’s understand what a raw material is. The term “raw material” is used to indicate that the material is in an unprocessed or minimally processed state, a primary product, is a basic material that is used to produce goods, finished products, energy or intermediate materials that are raw materials for future finished products.

The cycle of manufacturing processes that turn materials into parts and products begins immediately after the raw materials are extracted or produced from basic chemicals or natural substances.

The processes used to convert raw materials into finished products fulfill one or both of the main functions: first, they give the material the desired shape; second, they alter or improve the material’s properties.

TIROL is an alpine herb precisely from Tyrol, it has a natural aroma and is cut by hand and processed with a lot of love and dedication. They have a light laminate (HPL) to which we have added a base to give it more flexibility and to be able to adapt it to leather goods.

The research process is never finished, it is a cyclical state where we must immerse ourselves and always look for alternatives, not only to become more sustainable, but more creative, artistic and offer differences within a world where originality is valued on the stock market.

Convertir materia prima en productos finales

, , ,

Las diferentes industrias están cada vez más concienciadas con la problemática ambiental. Ya es de conocimiento colectivo cómo el reciclaje y la reutilización de materiales ayuda a preservar nuestro ecosistema.

Mucho se conoce de métodos de implementación de reciclaje en botellas, bolsas, suelas de calzados etc.. pero debemos soñar en grande y ejecutar en concreto.

Es por todo esto que en Textil In implementamos esta filosofía hace muchísimos años, apoyando siempre al medio ambiente e investigando nuevas formas de realizar tejidos de manera sostenible. Como nuestro lema convertido en mantra “El tejido más sostenible es el que ya existe”

Hoy, con mucho orgullo, queremos mostraros este artículo que llamamos TIROL. Tras muchos años de investigación y esperas hemos logrado aplicar este tipo de material a la marroquinería.

Ahora sí, queremos ahondar un poco más y explicaros de dónde viene todo esto.

Primero, entendamos qué es una materia prima. El término “materia prima” se utiliza para indicar que el material está en un estado no procesado o procesado mínimamente, un producto primario, es un material básico que se utiliza para producir bienes, productos acabados, energía o materiales intermedios que son materia prima para futuros productos acabados.

El ciclo de los procesos de fabricación que convierten los materiales en piezas y productos comienza inmediatamente después de que las materias primas se extraen o se producen a partir de productos químicos básicos o sustancias naturales.

Los procesos utilizados para convertir las materias primas en productos acabados cumplen una o ambas funciones principales: en primer lugar, dan al material la forma deseada; en segundo lugar, alteran o mejoran las propiedades del material.

El TIROL es una hierba alpina justamente de Tirol, tiene un aroma natural y están cortadas a mano y procesadas con mucho amor y dedicación. Tienen un leve laminado (HPL) al que luego hemos añadido una base para darle más flexibilidad y poder adaptarlo a la marroquinería.

El proceso de investigación nunca se termina, es un estado cíclico donde debemos sumergirnos y buscar siempre alternativas, no solo para volverse más sostenible, sino más creativo, artístico y ofrecer diferencias dentro de un mundo donde la originalidad cotiza en bolsa.

12 bolsos grandes (en los que cabe todo) para la vuelta a la nueva normalidad laboral

, , , , , , , ,

El fin de las vacaciones nos lleva de vuelta a la practicidad de los diseños XL

Formato XL

Con el comienzo de septiembre y la vuelta a las rutinas, en mayor o menor medida los mini bolsos de verano en los que apenas cabe el móvil se quedan atrás para abrir paso a la practicidad de los que nos permiten ir preparadas para cualquier situación. El bolso Sac Gabin (270 €) de Sézane es una opción ideal por sus grandes proporciones, pero sin dejar de ser ligero.

Sobriedad española

La firma de las hermanas Zubizarreta, Zubi Design, propone estos dos tamaños tote para guardar todo lo que necesites en tu día a día, desde el portátil hasta el neceser con tus imprescindibles de belleza. Liso y sencillo, es una apuesta perfeta para la vuelta al trabajo.

Con cremalleras

Perforado, con cremalleras y mucha capacidad para tus cosas, así es este modelo que lleva el nombre de Zadig&Voltaire (695 €). Para ser todavía más práctico, puede llevarse como bandolera o bolso de mano.

Logomanía

Si eres fan de la tendencia que rinde culto al logo, échale el ojo a este shopper de Guess (145 €). Sus largas asas te darán mucho juego, así como la pochette interna con cremallera para tener localizadas las cosas más pequeñas.

Acolchado

La tendencia de los bolsos ya no simplemente acolchados, sino directamente inflados, es una de las que no van a faltar este otoño. Mango sugiere este bolso (29,99 €) para subirnos a la ola.

Personalizable

Los bolsos de mint&rose, hechos a mano en la localidad gaditana de Ubrique, disponen de la opción de personalizarse con las iniciales deseadas, para ser (todavía más) únicos. Este modelo (199 €) cuenta con una estructura semi rígida para no perder nunca la forma.

Un clásico

Entre los modelos atemporales y prácticos, que nunca defraudan, se encuentra Le Pliage de Longchamp, ligero pero con la capacidad de contener carpetas de apuntes de camino a la universidad, el ordenador portátil camino a una reunión de trabajo o incluso lo necesario para una mini escapada. Está inspirado en el origami, por lo que puede plegarse hasta adoptar el tamaño de un libro de bolsillo.

De dos caras

El clásico shopper va un paso más allá de la mano de Lacoste y se hace reversible. Este modelo (109 €) combina elegancia y practicidad y cuenta también con una pochette extraíble incorporada. Es uno de esos bolsos que se convierten en imprescindibles del día a día.

En redondo

En forma de cubo y de piel graneada es la propuesta de Sandro Paris (295 €) para este septiembre. Los frunces, tipo limosnera, y el parche de Sandro le dan un toque diferente a este accesorio que se puede llevar tanto en la mano como en bandolera.

Tendencia ‘patchwork’

Para las que prefieran salirse un poco de los básicos convencionales, el bolso Jo de Nanushka (260 €) está inspirado en la silueta de las bolsas de la compra y diseñado en dos colores. Además de divertido y perfecto para el día a día es un modelo vegano.

Verde militar

Si eres fan del estilo army en otoño, este shopper de la colección Canyon de Bimba y Lola (235 €) en color verde te gustará. Su tamaño es el ideal para ayudarte a vencer el ajetreo de la vuelta al trabajo, y puede llevarse tanto por el asa de mano como al hombro. Además, la estructura es rígida para evitar que pierda la forma.

Modelo ejecutiva

La propuesta de Claudie Pierlot (295 €) es uno de esos bolsos que son para toda la vida. En formato maletín, rectangular y de mano, la sobriedad de este accesorio lo dota de una elegancia atemporal, apto para el día a día pero también con la posibilidad de reservarlo para ocasiones puntuales, como reuniones importantes.

FUENTE: VOGUE

Las microfibras de tus ‘jeans’ llegan hasta el Ártico

, ,

Una investigación revela que un solo vaquero libera alrededor de 50.000 partículas diminutas de tela en cada ciclo de lavado.

El proyecto de un grupo de científicas de la Universidad de Toronto, en Canadá, dedicado a estudiar los efectos del plástico en la contaminación de los ríos y los mares, dio un giro inesperado cuando las investigadoras encontraron microfibras azules en todas las muestras de agua que estaban analizando. Resultaba extraño que en las aguas residuales de la ciudad, en los grandes lagos y hasta en los sedimentos del lejano océano Ártico hubiera millones de partículas diminutas y alargadas de color índigo que no eran parte de la naturaleza.

¿Cuál era la composición de estas microfibras artificiales?, ¿de dónde venían?, ¿cómo habían atravesado cientos de miles de kilómetros para llegar hasta las heladas aguas del polo norte? Las científicas no lo sabían con certeza, pero tenían una hipótesis: podían ser los restos de la tela de jean que casi la mitad de la población adulta del planeta usa a diario en pantalones, chaquetas o camisas, según aseguran en una investigación publicada esta semana en la revista Environmental Science & Technology Letters.

Miriam Diamond, profesora del Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Toronto y una de las autoras del estudio, cuenta por videollamada cómo decidieron cambiar el rumbo de la primera investigación y hacer experimentos para comprobar si las microfibras azules que habían encontrado eran realmente restos de la tela de los vaqueros. Las investigadoras lavaron jeans de la marca Levi Strauss & Co de diferentes estilos, y después recogieron y analizaron el agua sucia que salía de las lavadoras. Utilizaron un ciclo de lavado de 25 minutos y una temperatura de 16 grados centígrados, condiciones medias de los hogares de Norteamérica. Diamond afirma que las propiedades de las microfibras halladas en el agua del lavado coincidieron en composición química y en morfología con las muestras encontradas en el medio ambiente. La hipótesis era correcta.

Las investigadoras entonces utilizaron una combinación de microscopía y espectroscopía para identificar y contar las microfibras. El denim o tela vaquera azul está compuesto de fibras de celulosa de algodón natural, procesadas con tinte índigo sintético y otros químicos que mejoran el rendimiento y la durabilidad. La mezclilla índigo representó el 23%, 12% y 20% de todas las microfibras halladas en sedimentos en los grandes lagos de Canadá, los lagos suburbanos poco profundos cerca de Toronto y en el archipiélago del Ártico canadiense, respectivamente.

“Concluimos que los blue jeans, la prenda más popular del mundo, son un indicador de hasta dónde puede llegar la huella ambiental del ser humano”, afirma Diamond. Las científicas también encontraron rastros del lavado de los vaqueros en la tráquea de peces arcoiris. “Creemos que lo mejor es reducir al máximo el lavado de los jeans”, dice Diamond. Su propuesta coincide con las declaraciones del Director General de Levi’s Strauss, Chip Bergh, quien en 2014 confesó que no había lavado sus vaqueros en un año. “Estos pantalones todavía no conocen una lavadora, eso bueno para el medio ambiente”. La idea de esa intervención se convirtió enEl manifiesto de los vaqueros sucios, un artículo que Bergh publicó en LinkedIn.

“Los blue jeans, la prenda más popular del mundo, son un indicador de hasta dónde puede llegar la huella ambiental del ser humano”

La investigación de las científicas canadienses, sin embargo, no revela cuáles son las consecuencias de la presencia de las microfibras de vaqueros encontradas en estos lugares. Celia Ojeda, directora de consumo de Greenpeace España, afirma que lo preocupante del estudio es que demuestra que estas microfibras ya hacen parte de la cadena trófica de los distintos ecosistemas. “El trabajo de las científicas confirma que el planeta no tiene fronteras; cuando creemos que algo no va a llegar a un sitio al que no hemos llegado los seres humanos como especie, pues estamos muy equivocados, los ecosistemas están conectados y se comunican entre sí”, afirma Ojeda.

Para la investigadora de Greenpeace, otro factor problemático es que las mixturas de los jeans pueden tener compuestos químicos que sean tóxicos para el medio ambiente. “No lo sabemos con certeza porque llevamos muy poco tiempo investigando, pero las microfibras pueden contener disruptores endocrinos que generen peligrosas reacciones en cadena”. Para Ojeda, lo más importante en el caso específico de los vaqueros es que las grandes cadenas comerciales “dejen de fabricar moda barata que explota mano de obra y que además contamina el medio ambiente y fabriquen ropa en menores cantidades y de mayor calidad”. Lo ideal, insiste, sería que “no tengamos que comprar cinco pantalones al año, sino un pantalón vaquero cada 5 años”.

Posible alternativas

Gabriela Pedranti, profesora del Instituto Europeo de Diseño y miembro de la Asociación Moda Sostenible de Barcelona, afirma que el estudio de la Universidad de Toronto es una razón más para cambiar el uso tradicional (compro, lavo, tiro) de los vaqueros, y mirar hacia marcas con certificados reales de sostenibilidad. Un ejemplo de esta transición ecológica es la empresa española Back to Eco, conformada por dos científicas: una bióloga y una ambientóloga, que se ha especializado en prendas sostenibles con tela de jean. “En Back to Eco se combinan los materiales reciclados con fibras de producción orgánica a las que se han aplicado los mínimos compuestos químicos y se evita a toda costa el uso de materiales que contengan poliéster u otros derivados de combustibles fósiles”, se lee en la página web del emprendimiento.

Para Pedranti otra posible solución es que la ciudadanía empiece a usar “bibliotecas” o servicios de suscripción de ropa en los que se reduce la contaminación de la industria textil. El Circular Closet SKFK es un proyecto de alquiler de ropa con un enfoque sostenible en el que las clientas tienen acceso a conjuntos diseñados por profesionales y los pueden alquilar durante un mes por un precio muy inferior al de venta. SKFK usa algodón orgánico y otros tejidos de bajo impacto, trabajan con residuos cero, comercio justo, embalaje biodegradable, transporte de baja emisión, energía renovable.

FUENTE: EL PAIS

Botines con estampado animal para alegrar tus looks más sencillos del otoño

, , , , ,
COMPRAR: botines con efecto cocodrilo, de About Arianne (290€).
© About Arianne
COMPRAR: botines con animal print de serpiente, de Aeyde (375€).
© Net-à-Porter
COMPRAR: botines chelsea con estampado de serpiente, de Zara (89,95€).
© Zara
COMPRAR: botines con tacón fino y estampado de cebra, de Aquazzura (ver precio).
© Net-à-Porter
COMPRAR: botines cowboy con estampado de serpiente, de Bimba y Lola (250€).
© Bimba y Lola
COMPRAR: botines con estampado de leopardo, de Prada (990€).
© Net-à-Porter
COMPRAR: botines tipo patchwork con estampado de serpiente, de Isabel Marant (790€).
© Net-à-Porter
COMPRAR: botines tipo cowboy efecto piel de cocodrilo, de Massimo Dutti (149€).
© Massimo Dutti
COMPRAR: botines de cordones con estampado de serpiente, de By Far (475€).
© By Far
COMPRAR: botines con estampado de cebra, de Khaite (ver precio).
© Net-à-Porter
COMPRAR: botines cowboy efecto piel de cocodrilo, de Uterqüe (159€).
© Uterqüe
COMPRAR: botines con estampado de cebra, de Loeffler Randall (441€).
© Moda Operandi
COMPRAR: botines con estampado de leopardo, de AGL (390€).
© Farfetch

FUENTE: VOGUE