Las lentejuelas, tendencia este 2021

,

Ya sea en formato paillettes, ya sea en formato pedrería, se multiplican en todo tipo de marcas a una velocidad difícil de seguir: vestidos, faldas, algún pantalón osado; zapatos de glitter, detalles en jerséis o en un cárdigan, haciendo un guiño a lo que ya empieza a denominarse partleisure… Las opciones son muy, muy variadas, pero definitivamente las lentejuelas serán tendencia en 2021.

Tras lo acontecido en 2020 y las consecuencias que han tenido sobre la industria de la moda (transformaciones en las cadenas de producción, cancelación de desfiles; búsqueda de nuevos formatos de presentación, cambios en los modos de consumo y vestimenta de la población), 2021 se sigue dibujando como incierto: resulta complicado afirmar con certeza qué sucederá y, pasando al plano de lo social y lo textil, cómo se va a vestir. El aumento de búsqueda de términos como joggers, sudaderas o leggings, unido al creciente tiempo que se pasa en casa (teletrabajo mediante) podría llevar a pensar en una apuesta de productores y compradores por el leisurewear y el loungwear, es decir, prendas cómodas pensadas por y para el hogar. Sin embargo, numerosos diseñadores han encontrado en la moda una vía de escape, que no tiene por qué entenderse como una huida hacia delante: se trata de recuperar la alegría en el vestir y, por qué no, distraerse por un momento de la realidad no siempre agradable que rodea. La idea ya ha empezado a quedar plasmada en lugares como en el portal Lyst, que en su informe anual realiza una predicción muy concreta: “Como respuesta a un año de vestir de chándal y poca ropa de fiesta, nos arreglaremos para celebrar el regreso de la vida social. Se perfila una estética desenfadada a lo años 20, pero en clave moderna: dobladillos cortos, colores vivos, estampados alegres y un sinfín de adornos”. ¿La primera prueba? En la colección de primavera-verano 2021 de Lanvin.

Look de la colección de primavera-verano 2021 de Lanvin.
© Gorunway

La presentación, enfocada al mercado oriental según Anders Christian Madsen para Vogue.com, fue una concatenación casi absoluta de vestidos de fiesta en los que destacaban los cortes a la cadera, los volúmenes casi arquitectónicos y los detalles Art Decó. “Lanvin fue muy fuerte en el período de entreguerras”, contó Bruno Sialelli a la cabecera. “Es interesante observar las oscilaciones entre la década de 1920 y 2020”; reflexión ya barruntada por Prada. Y si hubo algo que caracterizó la indumentaria festiva de aquellos años, o al menos la idea que se tiene actualmente de ella (gracias, El gran Gatsby), fue la opulencia del brillo y las lentejuelas, que en las creaciones con la rúbrica de la casa están en adornos como lazos, escotes y en bordados marinos.

Look de la colección de primavera-verano 2021 de Isabel Marant.
© Gorunway

Las propiedades multicolor que se le pueden atribuir a cierto tipo de lentejuela también han quedado presentes Isabel Marant, que ha dejado que el espíritu disco se haga, una vez más, con buena parte de los minivestidos ajustados con hombros contundentes (incluso cuando son asimétricos), así como de pantalones de acabado metalizado. El color que se erige como leitmotiv es el rosa y todos sus derivados, ofreciendo un descanso al rojo, rey absoluto este invierno. En una versión más pálida, aparece en Loewe, donde las lentejuelas adornan el azul, ofreciendo una nueva alternativa. ¿Y qué pasa con las clásicas lentejuelas plateadas? Que, en realidad, dan paso a otras formas o directamente se transforman en pedrería.

Look de la colección de primavera-verano 2021 de Louis Vuitton.
© Gorunway

Las más tradicionales se quedan en un traje de Louis Vuitton, mientras que en Balenciaga se adueña de los remates lenceros de un vestido, convirtiéndose casi en una cota de malla con ancla en los años noventa. Sin esa inspiración en mente en lo que a formas se refiere pero manteniendo el brillo y la cualidad acuática, ese tejido se agranda en Burberry haciendo que la pedrería se vuelva incluso más visible, alcanzando su máxima expresión en un polo oversized. Una muy similar a la que puede verse en un top de Balmain, donde la forma puntiaguda de los hombros compite con lo rutilante de la tela. En esa misma propuesta de Olivier Rousteing también hubo espacio para el brillo en formato (casi) glitter de otro top combinado con vaqueros, y de la consabida malla formando tanto vestidos drapeados (y de tendencia algo minimalista en su estructura) como monos propios de lo que en su momento fue la gang de Balmain.

Look de la colección de primavera-verano 2021 de Burberry.
© Gorunway
Look de la colección de primavera-verano 2021 de Balmain.
© Gorunway

Quizás esta transición entre un año y otro no sea aquella en la que el pensamiento de engalanarse resulte la tónica dominante. Concedido. Pero puede que el cambio de dígito (¿y de década? ¿Quién recuerda aquel debate sobre cuándo empezaba de verdad?) sea precisamente el momento en el que recordar que cada instante tiene la capacidad de ser tan deslumbrante como esas lentejuelas que llenarán las fantasías visuales de 2021.

FUENTE: VOGUE

Tendencias otoño-invierno 2020/2021: estas son todas las que tienes que conocer

, , , ,

Prendas, colores, bolsos, zapatos, accesorios, siluetas, detalles e inspiraciones. Estas son las tendencias de otoño-invierno 2020/2021 que triunfarán en los próximos meses

Las tendencias otoño-invierno 2020/2021 resumidas en 10 claves: de la prenda que define la estación –en las dos versiones que importan– a la inspiración cinéfila que parece haberse colado en un gran número de moodboards esta temporada, pasando por ese lugar de nuestra infancia al que nos hacen volver muchas de ellas o el leitmotiv de los próximos meses que se puede interpretar de maneras muy distintas. Pero también los detalles que importan –y que te harán replantearte el minimalismo de la pasada primavera–, el color que más triunfará contra todo pronóstico y todo lo que tienes que saber sobre zapatos, bolsos y demás accesorios. La temporada empieza aquí, con este resumen de las más importantes tendencias otoño-invierno 2020/2021.

La prenda: el vestido

© Fotos: Gorunway.com/ Collage: Andrea Hernando (Condé Nast Creative Studio)

Uno destaca especialmente porque ha sido el más repetido en los desfiles del otoño y el otro por la enorme coincidencia entre dos grandes firmas. Hablamos, por un lado, del vestido de inspiración viuda negra y, por el otro, del diseño rojo de lentejuelas más buscado de la temporada. Dos prendas muy concretas que han hecho del vestido de cuello alto y manga larga la prenda más buscada de la estación.

Ya sea en tejido de terciopelo, como en BalenciagaFendi y Celine; de látex, como en Saint Laurent; satinado, como en Rochas o con abertura y bordados, como en Givenchylas siglas LBD del próximo otoño responden a otra denominación: long black dress. El vestido negro de la próxima estación alarga y amplía su silueta y se vuelve más discreto y modesto que nunca ocultando al máximo los centímetros de piel. Más de una docena de firmas corroboran que esta es la prenda del otoño.

Pero si alguien podía arrebatarle este título es, sin duda, el vestido rojo de lentejuelas con cuello alto y manga larga que hemos visto en Bottega Veneta y Valentino cuyo parecido es tan evidente que solo puede significar una cosa: tendencia a la vista. Un diseño que también ha estado presente en Saint Laurent, con lazada y grandes hombreras, y en Paco Rabanne, con paillettes XL que hacían las veces de escamas. Prescindiendo de las mangas pero haciendo hincapié en las lentejuelas rojas cabe destacar las versiones minimal de Christopher Kane y No. 21 o la de volantes y drapeados de Rodarte, que se inspira en el vestuario de Winona Ryder en la película Drácula de Francis Ford Coppola.

La inspiración: ‘Matrix’

© Fotos: Gorunway.com/ Collage: Andrea Hernando (Condé Nast Creative Studio)

Si juntamos en un mismo espacio-tiempo los tejidos de látex vistos en Saint LaurentBalmain o Balenciaga con las chaquetas de piel y gabardinas hasta el suelo de firmas como ValentinoLoewe o Miu Miu, el resultado no podría ser otro que el vestuario de una superheroína de la noche: Trinity en Matrix (1999)Pantalones y tops de látex, un trench plastificado, gafas minimalistas y una actitud muy 90s hacen del personaje interpretado por Carrie-Anne Moss la perfecta musa dark del otoño-invierno. Sin duda, el lado menos romántico y sí más futurista de la tendencia goth que hemos visto sobre las pasarelas.

El detalle estrella: los apliques

© Fotos: Gorunway.com/ Collage: Andrea Hernando (Condé Nast Creative Studio)

Si estabas cansada del minimalismo 90s de las anteriores temporadas, tranquila: la temporada de otoño viene cargada de apliques de diferente índole que harán las delicias de las más osadas. Las plumas en vestidos, blazers y abrigos –de Altuzarra a Chanel, pasando por Oscar de la RentaLoeweRochasDries Van NotenErdemGiambattista Valli o Givenchy–, los flecos de vocación artesanal, estilo años 20s o de carácter festivo –vistos en Bottega VenetaDiorPradaRodarte o Jil Sander– y los bordados de pedrería –en JW AndersonLanvinOscar de la Renta e Isabel Marant– desmienten por completo aquello de “menos es más”.

El lugar: la escuela

© Fotos: Gorunway.com/ Collage: Andrea Hernando (Condé Nast Creative Studio)

Podríamos haber citado la campiña inglesa o cualquier entorno eclesiástico –muchas tendencias podrían englobarse en ambos universos– pero la escuela (o la universidad) también recoge un número significativo de las que importan esta temporada: de los estampados de cuadros en clave total look –vistos en Victoria BeckhamDries Van NotenChloéStella McCartneyMiu MiuDiorGucciMarc JacobsGivenchy y JW Anderson, aunque no siempre de inspiración colegial– a los uniformes escolares más literales de Preen by Thornton Bregazzi y Dior –que incluyen corbatas como Prada y Chanel–, pasando por la versión de la colegiala nerd de Gucci o la deportiva y universitaria, polo de rugby y jersey de cricket mediante, de Burberry. Las trencas de color gris de Max Mara, cuyo sempiterno camel cedió terreno al color neutro más buscado del otoño, también nos sitúan en el patio del colegio.

El color: el verde

© Fotos: Gorunway.com/ Collage: Andrea Hernando (Condé Nast Creative Studio)

Del más versátil verde esmeralda –visto en los desfiles de GucciSies MarjanValentinoLongchampHermès o Emilia Wickstead– al inesperado verde rana –en Bottega VenetaChanelBurberry o JW Anderson–, pasando por el verde menta –LanvinPrabal GurungMarc JacobsVera WangLoewe o Tory Burch–: si algo nos ha quedado claro es que el color más buscado de la próxima temporada viene cargado de esperanza. Esta última variedad pastel, precisamente, viene a corroborar también una de las premoniciones más repetidas de los últimos años: ya en 2018, WGSN anunciaba que se convertiría en el millennial pink de 2020.

El leitmotiv: la protección

© Fotos: Gorunway.com/ Collage: Andrea Hernando (Condé Nast Creative Studio)

Como si hubieran previsto la crisis de la COVID-19 y teniendo muy presentes las terribles consecuencias del cambio climático, muchas firmas parecen haber lanzado un mensaje de protección al universo aunque, eso sí, de diferente naturaleza. Mientras que los abrigos de pelo XL de Marine SerreDolce & GabbanaStella McCartney o Isabel Marant parecen hacer hincapié en las extremas temperaturas, las mangas y hombros superpoderosos, casi musculosos, de FendiRodarteLanvinJW AndersonMiu Miu o Prada hablan de defensa y empoderamiento. El gesto envolvente de ponerse una bufanda o manta alrededor del torso imitando el cálido gesto de una tarde de invierno en el sofá, visto en Jil SanderGivenchyMichael Kors Collection o Tod’s, pronostica otra corriente que no podría estar más en sintonía con los nuevos tiempos: cocooning o la tendencia creciente del individuo a refugiarse en su hogar.

La contradicción: los escotes

© Fotos: Gorunway.com/ Collage: Andrea Hernando (Condé Nast Creative Studio)

En todas las temporadas existe siempre una contradicción (o incluso varias) que enfrenta dos tendencias importantes. Mientras que la primavera pasada eran los años 70 vs. los 90, este otoño-invierno esa discordia se centrará en los escotes. Aunque el décolletage seguirá su ascenso imparable mediante amplias asimetrías y reveladores cut outs –las aberturas frontales y laterales serán clave los próximos meses–, también lo harán los vestidos de cuello alto y las modestas mucetas y esclavinas vistas en GivenchyJil Sander, Paco RabanneNina RicciBalmain o JW AndersonEnseñar o no enseñar en absoluto: esa es la cuestión.

El calzado: las botas

© Fotos: Gorunway.com/ Collage: Andrea Hernando (Condé Nast Creative Studio)

Que las botas son el zapato del otoño es una obviedad pero esta temporada su importancia dentro de las tendencias en calzado es vital. Con permiso de los Mary Janes, de los kitten heels y de los diseños planos con punta afilada –tres regresos de inspiración retro–, el dominio de las botas y botines se multiplica la próxima estación gracias a la cantidad de versiones que triunfarán sobre el asfalto. A las combat boots de Valentino y a las Chelsea chunky boots de Stella McCartney, dos tendencias que llevan pisando fuerte desde el pasado otoño, se le unen las botas slouchy o arrugadas de Balmain, las de estilo ecuestre de Coach, las tipo mosquetero de Chanel, las over-the-knee de Saint Laurent o las de agua de Prada o Versace. Desde luego, hay donde elegir.

Los bolsos: del mini al maxi

© Fotos: Gorunway.com/ Collage: Andrea Hernando (Condé Nast Creative Studio)

Entre los bolsos mini colgados al cuello vistos en Prada y los de tamaño maxi por los que han apostado firmas como Bottega Veneta, existen otras dos tendencias que podrían suponer un giro inesperado en nuestro armario de otoño. De un lado, los bolsos con cierre de boquilla e inspiración vintage vistos en firmas como Erdem o Miu Miu; de otro, los bolsos de borrego de DiorMichael Kors Collection o Dries Van Noten. Dos diseños de aires retro que, como los primeros, parecen representar las dos caras de una misma moneda.

Los accesorios: del ‘lady’ al ‘garçonne’

© Fotos: Gorunway.com/ Collage: Andrea Hernando (Condé Nast Creative Studio)

Dentro de la amalgama de tendencias que hay este otoño en lo que concierne a los accesorios, existen tres muy concretas que han destacado en los desfiles de la temporada. Por un lado, los eslabones: de Balmain a Saint Laurent, pasando por JW AndersonOff-WhiteNo. 21 o Alberta Ferretti, pocas firmas se han resistido a darle ese toque tan 80s no solo a sus joyas, sino también a los bolsos (y no hablamos únicamente del asa), a los cinturones e, incluso, a las sandalias. Por el otro, los guantes largos tipo ópera acompañando, en muchas ocasiones, a un vestido de noche de tirantes: Marc Jacobs –inspirándose en Jackie Kennedy–, ValentinoErdemRodarteSportmax o Sacai han recuperado este accesorio de noche de los 50 y 60. Y, para terminar, las corbatas en versiones de tul, como en Dior; de colores vibrantes, como en Prada; largas y muy finas, como en Chanel o anchas y de cuadros, de estilo college, como en Preen by Thornton Bregazzi¿Atrevidos? Sí, pero no imposibles.

FUENTE: VOGUE

Así es el renacer del icónico ‘Jackie 1961’: el nuevo bolso sin género de Gucci

, , , , , , ,

Uno de los diseños históricos más emblemáticos de la firma italiana disfruta de una nueva vida gracias a los modelos coloristas, de género neutro, creados por el director creativo Alessandro Michele para la temporada otoño-invierno 2020

Un buen ejemplo de ello es la reintroducción en su colección otoño-invierno 2020 del imprescindible bolso Jackie. La pieza, un diseño original de 1961, se convirtió en uno de los accesorios favoritos de Jackie Kennedy, primera dama de Estados Unidos a comienzos de la década de los sesenta, quien lo lució en múltiples ocasiones a lo largo de toda su vida. 

Backstage del desfile de mujer FW20 de Gucci. Bolso de hombro pequeño ‘Jackie 1961’ con lona GG Supreme beige/ébano, un material con un impacto medioambiental reducido, con adorno de piel marrón. 
© Cosimo Sereni/Gucci
Desfile de hombre FW20 de Gucci. 

Sin embargo, las casi sesenta décadas que han transcurrido desde entonces también han dejado una obligada huella sobre el modelo. Si bien las líneas estructurales del primer diseño se han respetado, los modelos actuales tienen su propia idiosincrasia. Las claves de la reinterpretación contemporánea llevada a cabo por el director creativo de la firma, Alessandro Michele, se resumen en cinco puntos, tal como explican desde la marca:

1“Trasciende las categorizaciones clásicas de los complementos gracias a su actitud no binaria. De menor tamaño que el original, el bolso está presente en los desfiles de la casa combinado con trajes, outfits grunge y prendas de proporciones reducidas”.

2“Inspirándose en un Jackie vintage extraído de su archivo personal, Alessandro Michele propone una silueta reducida a su mínima expresión en tres tamaños distintos: mediano, pequeño y mini”.

3“Las líneas sobrias resaltan el emblemático cierre de pistón y la exquisita piel que lo conforma. Todas las versiones del Jackie 1961 están disponibles en piel negra y roja, así como en lona GG Supreme con la tribanda de la casa”.

4“Los modelos pequeño y mini disponen de una mayor oferta de colores que incluye piel de pitón natural y una gama de tonos pastel entre los que destacan el lila, el amarillo mantequilla, el azul claro y el rosa suave”.

5“Una correa larga de quita y pon refuerza el carácter flexible y la versátil practicidad del nuevo Jackie”.

El bolso ‘Jackie 1961′, de Gucci, en color crema.
© Gucci
El nuevo ‘Jackie 1961’, de Gucci, en morado.
© Gucci

Son numerosas las personalidades vinculadas al mundo de la cultura y el espectáculo que ya han empezado a exprimir las posibilidades estilísticas de este modelo. Desde el cantante Harry Styles o la actriz Cate Blanchett, en el panorama internacional, hasta prescriptores de estilo, creadores y actores locales como Úrsula Corbero, Jedet, Greta Fernández o Filip Custic. Y sí, el resultado, como se puede ver, es magnífico.

FUENTE: VOGUE

Así ha sido la primera edición digital de la Alta Costura:

, ,

La temporada otoño-invierno 2020/21 a través de la mirada de 6 diseñadores

La primera Semana de la Moda de Alta Costura en formato digital nos dejó imágenes que serán recordadas como el momento en el que la moda continuó en tiempos de adversidad para seguir inspirando.

Dior

El 6 de julio, día en el que comenzó la inusual semana de la Alta Costura de París, las redes sociales se llenaron de imágenes surrealistas que nos transportaron a un mundo oníricoMaria Grazia Chiuri, directora creativa de la maison, trabajó de la mano del cineasta Matteo Garrone en la producción del cortometraje Le Mythe Dior, el cual, por un lado evoca el Théâtre de la Mode: la exposición itinerante de diseños en maniquíes miniatura que en tiempos de la segunda guerra mundial unió a los diseñadores más representativos de la época para mantener la tradición de la Alta Costura y; por otro, la diseñadora tomó inspiración de la obra de artistas surrealistas como Lee Miller, Dora Maar, Jaqueline Lamba y Leonora Carrington, a quienes consideró más que musas para crear los diseños de la colección. El resultado fueron 37 diseños en tonos luminosos que serán llevados en un baúl a los clientes de Alta Costura de Dior.

© Brigitte Niedermairn / Cortesía de Dior
© Brigitte Niedermairn / Cortesía de Dior

Balmain

A bordo de un barco sobre el río SenaOliver Rousteing, director creativo de Balmain, conmemoró el 75 aniversario de la casa con una presentación de Alta Costura que reunió archivos de la firma para homenajear a sus antecesores: Pierre Balmain y, Erik Mortensen, Oscar de la Renta, hasta la incorporación del propio Rousteing. 21 modelos, 50 bailarines y Yseault, la cantante francesa, fueron los protagonistas del momento que pasará a la historia.

© Cortesía de Balmain

Chanel

La colección de Virginie Viard, directora creativa de Chanel, evocó el barroquismo de su mentor. Los 30 conjuntos están llenos de detalles como lentejuelas, strass, piedras y cuentas. “Tenía en mente princesas excéntricas, el tipo de mujeres que a Karl Lagerfeld le gustaba acompañar a las fiestas o a Le Palace”, pronunció la diseñadora. Las imágenes fueron fotografiadas por Mikael Jansson.

Viktor & Rolf

Tiempos de cambio. La colección presentada por los diseñadores Viktor & Rolf deja entrever en cada una de las 9 creaciones, el cúmulo de emociones generadas de manera colectiva ante la crisis sanitaria por la que estamos atravesando. Abrigos maximalistas con formas abstractas que ‘te protegen del exterior’. Emojis que simbolizan diferentes estados de ánimo. Un guiño al uso de la mascarilla como el accesorio más inteligente de la temporada; sin duda, señales de la importancia de mantener distanciamiento social. Pero ante todo, una propuesta que apela a lucha que en estos días merece la pena ser recordada: “Todos merecemos ser amados, independientemente de su edad, color, género, raza, religión o sexualidad”.

© Casper Kofi / Cortesía de Viktor & Rolf
© Casper Kofi / Cortesía de Viktor & Rolf

Giambattista Valli

Joan Smalls fue la protagonista de un vídeo y una serie de fotografías que mostraron la colección de Alta Costura de Giambattista Valli comprendida por 18 románticos looks. El tul, los lazos, y las lentejuelas son fueron los detalles que demostraron cómo el compromiso del diseñador por la moda y por la gente de su equipo, sigue en pie.

© Cortesía de Giambattista Valli

Valentino

Semanas antes de la presentación de la firma, Pierpaolo Piccioli, director creativo de Valentino, anunció que su presentación de Alta Costura otoño-invierno 2020/2021 se realizaría en colaboración con Nick Knight, el reconocido fotógrafo y fundador de SHOWstudio, quien se encargó de dirigir la producción del live performance titulado Of Grace and Light. 

El resultado, como era de esperar, no defraudó. Desde la Cinecittà de Roma, proyecciones de video mapping con imágenes de flores y motivos relacionados a la naturaleza, pintaron vestidos blancos que nos mostraron un volumen nuevo: estilizado e infinito, con longitudes que iban de los cuatro a los cinco metros de largo. Dieciséis modelos que danzaban en el aire al ritmo de la banda sonora de la cantante FKA Twigs y un efecto de vídeo glitch que por momentos consiguió disolver la delgada línea que hay entre el mundo real y el virtual.

FUENTE: VOGUE