Tendencias otoño-invierno 2020/2021: estas son todas las que tienes que conocer

, , , ,

Prendas, colores, bolsos, zapatos, accesorios, siluetas, detalles e inspiraciones. Estas son las tendencias de otoño-invierno 2020/2021 que triunfarán en los próximos meses

Las tendencias otoño-invierno 2020/2021 resumidas en 10 claves: de la prenda que define la estación –en las dos versiones que importan– a la inspiración cinéfila que parece haberse colado en un gran número de moodboards esta temporada, pasando por ese lugar de nuestra infancia al que nos hacen volver muchas de ellas o el leitmotiv de los próximos meses que se puede interpretar de maneras muy distintas. Pero también los detalles que importan –y que te harán replantearte el minimalismo de la pasada primavera–, el color que más triunfará contra todo pronóstico y todo lo que tienes que saber sobre zapatos, bolsos y demás accesorios. La temporada empieza aquí, con este resumen de las más importantes tendencias otoño-invierno 2020/2021.

La prenda: el vestido

© Fotos: Gorunway.com/ Collage: Andrea Hernando (Condé Nast Creative Studio)

Uno destaca especialmente porque ha sido el más repetido en los desfiles del otoño y el otro por la enorme coincidencia entre dos grandes firmas. Hablamos, por un lado, del vestido de inspiración viuda negra y, por el otro, del diseño rojo de lentejuelas más buscado de la temporada. Dos prendas muy concretas que han hecho del vestido de cuello alto y manga larga la prenda más buscada de la estación.

Ya sea en tejido de terciopelo, como en BalenciagaFendi y Celine; de látex, como en Saint Laurent; satinado, como en Rochas o con abertura y bordados, como en Givenchylas siglas LBD del próximo otoño responden a otra denominación: long black dress. El vestido negro de la próxima estación alarga y amplía su silueta y se vuelve más discreto y modesto que nunca ocultando al máximo los centímetros de piel. Más de una docena de firmas corroboran que esta es la prenda del otoño.

Pero si alguien podía arrebatarle este título es, sin duda, el vestido rojo de lentejuelas con cuello alto y manga larga que hemos visto en Bottega Veneta y Valentino cuyo parecido es tan evidente que solo puede significar una cosa: tendencia a la vista. Un diseño que también ha estado presente en Saint Laurent, con lazada y grandes hombreras, y en Paco Rabanne, con paillettes XL que hacían las veces de escamas. Prescindiendo de las mangas pero haciendo hincapié en las lentejuelas rojas cabe destacar las versiones minimal de Christopher Kane y No. 21 o la de volantes y drapeados de Rodarte, que se inspira en el vestuario de Winona Ryder en la película Drácula de Francis Ford Coppola.

La inspiración: ‘Matrix’

© Fotos: Gorunway.com/ Collage: Andrea Hernando (Condé Nast Creative Studio)

Si juntamos en un mismo espacio-tiempo los tejidos de látex vistos en Saint LaurentBalmain o Balenciaga con las chaquetas de piel y gabardinas hasta el suelo de firmas como ValentinoLoewe o Miu Miu, el resultado no podría ser otro que el vestuario de una superheroína de la noche: Trinity en Matrix (1999)Pantalones y tops de látex, un trench plastificado, gafas minimalistas y una actitud muy 90s hacen del personaje interpretado por Carrie-Anne Moss la perfecta musa dark del otoño-invierno. Sin duda, el lado menos romántico y sí más futurista de la tendencia goth que hemos visto sobre las pasarelas.

El detalle estrella: los apliques

© Fotos: Gorunway.com/ Collage: Andrea Hernando (Condé Nast Creative Studio)

Si estabas cansada del minimalismo 90s de las anteriores temporadas, tranquila: la temporada de otoño viene cargada de apliques de diferente índole que harán las delicias de las más osadas. Las plumas en vestidos, blazers y abrigos –de Altuzarra a Chanel, pasando por Oscar de la RentaLoeweRochasDries Van NotenErdemGiambattista Valli o Givenchy–, los flecos de vocación artesanal, estilo años 20s o de carácter festivo –vistos en Bottega VenetaDiorPradaRodarte o Jil Sander– y los bordados de pedrería –en JW AndersonLanvinOscar de la Renta e Isabel Marant– desmienten por completo aquello de “menos es más”.

El lugar: la escuela

© Fotos: Gorunway.com/ Collage: Andrea Hernando (Condé Nast Creative Studio)

Podríamos haber citado la campiña inglesa o cualquier entorno eclesiástico –muchas tendencias podrían englobarse en ambos universos– pero la escuela (o la universidad) también recoge un número significativo de las que importan esta temporada: de los estampados de cuadros en clave total look –vistos en Victoria BeckhamDries Van NotenChloéStella McCartneyMiu MiuDiorGucciMarc JacobsGivenchy y JW Anderson, aunque no siempre de inspiración colegial– a los uniformes escolares más literales de Preen by Thornton Bregazzi y Dior –que incluyen corbatas como Prada y Chanel–, pasando por la versión de la colegiala nerd de Gucci o la deportiva y universitaria, polo de rugby y jersey de cricket mediante, de Burberry. Las trencas de color gris de Max Mara, cuyo sempiterno camel cedió terreno al color neutro más buscado del otoño, también nos sitúan en el patio del colegio.

El color: el verde

© Fotos: Gorunway.com/ Collage: Andrea Hernando (Condé Nast Creative Studio)

Del más versátil verde esmeralda –visto en los desfiles de GucciSies MarjanValentinoLongchampHermès o Emilia Wickstead– al inesperado verde rana –en Bottega VenetaChanelBurberry o JW Anderson–, pasando por el verde menta –LanvinPrabal GurungMarc JacobsVera WangLoewe o Tory Burch–: si algo nos ha quedado claro es que el color más buscado de la próxima temporada viene cargado de esperanza. Esta última variedad pastel, precisamente, viene a corroborar también una de las premoniciones más repetidas de los últimos años: ya en 2018, WGSN anunciaba que se convertiría en el millennial pink de 2020.

El leitmotiv: la protección

© Fotos: Gorunway.com/ Collage: Andrea Hernando (Condé Nast Creative Studio)

Como si hubieran previsto la crisis de la COVID-19 y teniendo muy presentes las terribles consecuencias del cambio climático, muchas firmas parecen haber lanzado un mensaje de protección al universo aunque, eso sí, de diferente naturaleza. Mientras que los abrigos de pelo XL de Marine SerreDolce & GabbanaStella McCartney o Isabel Marant parecen hacer hincapié en las extremas temperaturas, las mangas y hombros superpoderosos, casi musculosos, de FendiRodarteLanvinJW AndersonMiu Miu o Prada hablan de defensa y empoderamiento. El gesto envolvente de ponerse una bufanda o manta alrededor del torso imitando el cálido gesto de una tarde de invierno en el sofá, visto en Jil SanderGivenchyMichael Kors Collection o Tod’s, pronostica otra corriente que no podría estar más en sintonía con los nuevos tiempos: cocooning o la tendencia creciente del individuo a refugiarse en su hogar.

La contradicción: los escotes

© Fotos: Gorunway.com/ Collage: Andrea Hernando (Condé Nast Creative Studio)

En todas las temporadas existe siempre una contradicción (o incluso varias) que enfrenta dos tendencias importantes. Mientras que la primavera pasada eran los años 70 vs. los 90, este otoño-invierno esa discordia se centrará en los escotes. Aunque el décolletage seguirá su ascenso imparable mediante amplias asimetrías y reveladores cut outs –las aberturas frontales y laterales serán clave los próximos meses–, también lo harán los vestidos de cuello alto y las modestas mucetas y esclavinas vistas en GivenchyJil Sander, Paco RabanneNina RicciBalmain o JW AndersonEnseñar o no enseñar en absoluto: esa es la cuestión.

El calzado: las botas

© Fotos: Gorunway.com/ Collage: Andrea Hernando (Condé Nast Creative Studio)

Que las botas son el zapato del otoño es una obviedad pero esta temporada su importancia dentro de las tendencias en calzado es vital. Con permiso de los Mary Janes, de los kitten heels y de los diseños planos con punta afilada –tres regresos de inspiración retro–, el dominio de las botas y botines se multiplica la próxima estación gracias a la cantidad de versiones que triunfarán sobre el asfalto. A las combat boots de Valentino y a las Chelsea chunky boots de Stella McCartney, dos tendencias que llevan pisando fuerte desde el pasado otoño, se le unen las botas slouchy o arrugadas de Balmain, las de estilo ecuestre de Coach, las tipo mosquetero de Chanel, las over-the-knee de Saint Laurent o las de agua de Prada o Versace. Desde luego, hay donde elegir.

Los bolsos: del mini al maxi

© Fotos: Gorunway.com/ Collage: Andrea Hernando (Condé Nast Creative Studio)

Entre los bolsos mini colgados al cuello vistos en Prada y los de tamaño maxi por los que han apostado firmas como Bottega Veneta, existen otras dos tendencias que podrían suponer un giro inesperado en nuestro armario de otoño. De un lado, los bolsos con cierre de boquilla e inspiración vintage vistos en firmas como Erdem o Miu Miu; de otro, los bolsos de borrego de DiorMichael Kors Collection o Dries Van Noten. Dos diseños de aires retro que, como los primeros, parecen representar las dos caras de una misma moneda.

Los accesorios: del ‘lady’ al ‘garçonne’

© Fotos: Gorunway.com/ Collage: Andrea Hernando (Condé Nast Creative Studio)

Dentro de la amalgama de tendencias que hay este otoño en lo que concierne a los accesorios, existen tres muy concretas que han destacado en los desfiles de la temporada. Por un lado, los eslabones: de Balmain a Saint Laurent, pasando por JW AndersonOff-WhiteNo. 21 o Alberta Ferretti, pocas firmas se han resistido a darle ese toque tan 80s no solo a sus joyas, sino también a los bolsos (y no hablamos únicamente del asa), a los cinturones e, incluso, a las sandalias. Por el otro, los guantes largos tipo ópera acompañando, en muchas ocasiones, a un vestido de noche de tirantes: Marc Jacobs –inspirándose en Jackie Kennedy–, ValentinoErdemRodarteSportmax o Sacai han recuperado este accesorio de noche de los 50 y 60. Y, para terminar, las corbatas en versiones de tul, como en Dior; de colores vibrantes, como en Prada; largas y muy finas, como en Chanel o anchas y de cuadros, de estilo college, como en Preen by Thornton Bregazzi¿Atrevidos? Sí, pero no imposibles.

FUENTE: VOGUE

Convertir materia prima en productos finales

, , ,

Las diferentes industrias están cada vez más concienciadas con la problemática ambiental. Ya es de conocimiento colectivo cómo el reciclaje y la reutilización de materiales ayuda a preservar nuestro ecosistema.

Mucho se conoce de métodos de implementación de reciclaje en botellas, bolsas, suelas de calzados etc.. pero debemos soñar en grande y ejecutar en concreto.

Es por todo esto que en Textil In implementamos esta filosofía hace muchísimos años, apoyando siempre al medio ambiente e investigando nuevas formas de realizar tejidos de manera sostenible. Como nuestro lema convertido en mantra “El tejido más sostenible es el que ya existe”

Hoy, con mucho orgullo, queremos mostraros este artículo que llamamos TIROL. Tras muchos años de investigación y esperas hemos logrado aplicar este tipo de material a la marroquinería.

Ahora sí, queremos ahondar un poco más y explicaros de dónde viene todo esto.

Primero, entendamos qué es una materia prima. El término “materia prima” se utiliza para indicar que el material está en un estado no procesado o procesado mínimamente, un producto primario, es un material básico que se utiliza para producir bienes, productos acabados, energía o materiales intermedios que son materia prima para futuros productos acabados.

El ciclo de los procesos de fabricación que convierten los materiales en piezas y productos comienza inmediatamente después de que las materias primas se extraen o se producen a partir de productos químicos básicos o sustancias naturales.

Los procesos utilizados para convertir las materias primas en productos acabados cumplen una o ambas funciones principales: en primer lugar, dan al material la forma deseada; en segundo lugar, alteran o mejoran las propiedades del material.

El TIROL es una hierba alpina justamente de Tirol, tiene un aroma natural y están cortadas a mano y procesadas con mucho amor y dedicación. Tienen un leve laminado (HPL) al que luego hemos añadido una base para darle más flexibilidad y poder adaptarlo a la marroquinería.

El proceso de investigación nunca se termina, es un estado cíclico donde debemos sumergirnos y buscar siempre alternativas, no solo para volverse más sostenible, sino más creativo, artístico y ofrecer diferencias dentro de un mundo donde la originalidad cotiza en bolsa.

12 bolsos grandes (en los que cabe todo) para la vuelta a la nueva normalidad laboral

, , , , , , , ,

El fin de las vacaciones nos lleva de vuelta a la practicidad de los diseños XL

Formato XL

Con el comienzo de septiembre y la vuelta a las rutinas, en mayor o menor medida los mini bolsos de verano en los que apenas cabe el móvil se quedan atrás para abrir paso a la practicidad de los que nos permiten ir preparadas para cualquier situación. El bolso Sac Gabin (270 €) de Sézane es una opción ideal por sus grandes proporciones, pero sin dejar de ser ligero.

Sobriedad española

La firma de las hermanas Zubizarreta, Zubi Design, propone estos dos tamaños tote para guardar todo lo que necesites en tu día a día, desde el portátil hasta el neceser con tus imprescindibles de belleza. Liso y sencillo, es una apuesta perfeta para la vuelta al trabajo.

Con cremalleras

Perforado, con cremalleras y mucha capacidad para tus cosas, así es este modelo que lleva el nombre de Zadig&Voltaire (695 €). Para ser todavía más práctico, puede llevarse como bandolera o bolso de mano.

Logomanía

Si eres fan de la tendencia que rinde culto al logo, échale el ojo a este shopper de Guess (145 €). Sus largas asas te darán mucho juego, así como la pochette interna con cremallera para tener localizadas las cosas más pequeñas.

Acolchado

La tendencia de los bolsos ya no simplemente acolchados, sino directamente inflados, es una de las que no van a faltar este otoño. Mango sugiere este bolso (29,99 €) para subirnos a la ola.

Personalizable

Los bolsos de mint&rose, hechos a mano en la localidad gaditana de Ubrique, disponen de la opción de personalizarse con las iniciales deseadas, para ser (todavía más) únicos. Este modelo (199 €) cuenta con una estructura semi rígida para no perder nunca la forma.

Un clásico

Entre los modelos atemporales y prácticos, que nunca defraudan, se encuentra Le Pliage de Longchamp, ligero pero con la capacidad de contener carpetas de apuntes de camino a la universidad, el ordenador portátil camino a una reunión de trabajo o incluso lo necesario para una mini escapada. Está inspirado en el origami, por lo que puede plegarse hasta adoptar el tamaño de un libro de bolsillo.

De dos caras

El clásico shopper va un paso más allá de la mano de Lacoste y se hace reversible. Este modelo (109 €) combina elegancia y practicidad y cuenta también con una pochette extraíble incorporada. Es uno de esos bolsos que se convierten en imprescindibles del día a día.

En redondo

En forma de cubo y de piel graneada es la propuesta de Sandro Paris (295 €) para este septiembre. Los frunces, tipo limosnera, y el parche de Sandro le dan un toque diferente a este accesorio que se puede llevar tanto en la mano como en bandolera.

Tendencia ‘patchwork’

Para las que prefieran salirse un poco de los básicos convencionales, el bolso Jo de Nanushka (260 €) está inspirado en la silueta de las bolsas de la compra y diseñado en dos colores. Además de divertido y perfecto para el día a día es un modelo vegano.

Verde militar

Si eres fan del estilo army en otoño, este shopper de la colección Canyon de Bimba y Lola (235 €) en color verde te gustará. Su tamaño es el ideal para ayudarte a vencer el ajetreo de la vuelta al trabajo, y puede llevarse tanto por el asa de mano como al hombro. Además, la estructura es rígida para evitar que pierda la forma.

Modelo ejecutiva

La propuesta de Claudie Pierlot (295 €) es uno de esos bolsos que son para toda la vida. En formato maletín, rectangular y de mano, la sobriedad de este accesorio lo dota de una elegancia atemporal, apto para el día a día pero también con la posibilidad de reservarlo para ocasiones puntuales, como reuniones importantes.

FUENTE: VOGUE

Así es el renacer del icónico ‘Jackie 1961’: el nuevo bolso sin género de Gucci

, , , , , , ,

Uno de los diseños históricos más emblemáticos de la firma italiana disfruta de una nueva vida gracias a los modelos coloristas, de género neutro, creados por el director creativo Alessandro Michele para la temporada otoño-invierno 2020

Un buen ejemplo de ello es la reintroducción en su colección otoño-invierno 2020 del imprescindible bolso Jackie. La pieza, un diseño original de 1961, se convirtió en uno de los accesorios favoritos de Jackie Kennedy, primera dama de Estados Unidos a comienzos de la década de los sesenta, quien lo lució en múltiples ocasiones a lo largo de toda su vida. 

Backstage del desfile de mujer FW20 de Gucci. Bolso de hombro pequeño ‘Jackie 1961’ con lona GG Supreme beige/ébano, un material con un impacto medioambiental reducido, con adorno de piel marrón. 
© Cosimo Sereni/Gucci
Desfile de hombre FW20 de Gucci. 

Sin embargo, las casi sesenta décadas que han transcurrido desde entonces también han dejado una obligada huella sobre el modelo. Si bien las líneas estructurales del primer diseño se han respetado, los modelos actuales tienen su propia idiosincrasia. Las claves de la reinterpretación contemporánea llevada a cabo por el director creativo de la firma, Alessandro Michele, se resumen en cinco puntos, tal como explican desde la marca:

1“Trasciende las categorizaciones clásicas de los complementos gracias a su actitud no binaria. De menor tamaño que el original, el bolso está presente en los desfiles de la casa combinado con trajes, outfits grunge y prendas de proporciones reducidas”.

2“Inspirándose en un Jackie vintage extraído de su archivo personal, Alessandro Michele propone una silueta reducida a su mínima expresión en tres tamaños distintos: mediano, pequeño y mini”.

3“Las líneas sobrias resaltan el emblemático cierre de pistón y la exquisita piel que lo conforma. Todas las versiones del Jackie 1961 están disponibles en piel negra y roja, así como en lona GG Supreme con la tribanda de la casa”.

4“Los modelos pequeño y mini disponen de una mayor oferta de colores que incluye piel de pitón natural y una gama de tonos pastel entre los que destacan el lila, el amarillo mantequilla, el azul claro y el rosa suave”.

5“Una correa larga de quita y pon refuerza el carácter flexible y la versátil practicidad del nuevo Jackie”.

El bolso ‘Jackie 1961′, de Gucci, en color crema.
© Gucci
El nuevo ‘Jackie 1961’, de Gucci, en morado.
© Gucci

Son numerosas las personalidades vinculadas al mundo de la cultura y el espectáculo que ya han empezado a exprimir las posibilidades estilísticas de este modelo. Desde el cantante Harry Styles o la actriz Cate Blanchett, en el panorama internacional, hasta prescriptores de estilo, creadores y actores locales como Úrsula Corbero, Jedet, Greta Fernández o Filip Custic. Y sí, el resultado, como se puede ver, es magnífico.

FUENTE: VOGUE

‘Bolsos unicornio’: el bolso Gucci que no sabíamos que queríamos y en el que no podemos parar de pensar

, , , ,

Si eres amante de los colores pastel y de la estética ‘My Little Pony’ no podrás resistirte a la última creación de Gucci para este otoño: el bolso unicornio

Para hablar sobre el que promete ser uno de los hits de la próxima temporada, conviene ir por partes. Primero, es necesario hablar de la estética del bolso Gucci que, sea cual sea el modelo elegido, garantiza siempre que se trate de un clásico que garantiza una inversión segura; y, por otro, no podemos obviar el poder de fascinación que trae consigo el fenómeno unicornio que ya habíamos visto antes en zapatosvino y hasta Frapuccinos.

Precisamente empezamos por esta recapitulación de los hechos porque solo así se entiende el delirio que hemos sentido al toparnos con la nueva gama cromática que la casa italiana presenta para su colección otoño-invierno 2020/2021 y de la que ya se puede extraer un adelanto a través de su página web. Una adaptación de algunos de los modelos de bolsos y carteras icónicos de la casa (el diseño GG Marmont en sus distintas versiones parece ser la estrella), esta vez reinterpretados a través de esa estética dulce y naíf que caracteriza al fenómeno unicornio y que tanto -y a tantos- fascina.

Se trata así de modelos en los que la tradicional piel monocromática se sustituye por un arcoíris de tonos pastel que irremediablemente nos transporta a esa cabellera iridiscente del personaje mitológico desde una perspectiva conceptual y en la que, una vez más, se puede palpar la fascinación de su director creativo Alessandro Michele por ese universo mágico y onírico que tan bien ha sabido plasmar al frente de Gucci.

Surge así un nuevo icono que seguro se convertirá en objeto de culto, pero también un nuevo bolso Gucci destinado a posicionarse como clásico en sí mismo. Ahora, el único dilema es elegir por cuál nos decantaríamos, teniendo en cuenta las opciones vigentes (por lo de pronto, en su web pueden encontrarse ya las adaptaciones del diseño a carteras y tarjeteros).

FUENTE: VOGUE