Innovación textil: Tejidos para un futuro más sostenible

, , , ,

Desde el origen de la civilización los tejidos naturales han formado parte de las sociedades, utilizando fuentes de origen vegetal, como el algodón o el cáñamo, o animal, como la lana o la seda. Sin embargo, con la revolución industrial comenzó a mecanizarse una industria que hasta ese momento había sido artesanal y se empezaron a introducir nuevos tipos de tejidos que ya no provenían directamente de la naturaleza y que habían sufrido ciertas transformaciones químicas para lograr su obtención.

De esta forma, comenzó a principios del siglo XX un desarrollo que nos ha llevado hasta el día de hoy a una industria textil dominada por las fibras sintéticas como el nylon o el poliéster. Siendo este último, uno de los tejidos más utilizados en la industria textil actual y uno de los más contaminantes a nivel mundial debido a los procesos de manufactura a base de petróleo.

Tejidos del futuro hechos realidad


Desde hace años, la industria textil actual está dando sus primeros pasos para lograr un cambio real en sus procesos de producción aprovechando el desarrollo tecnológico para conseguir nuevos materiales que conlleven el menor impacto para el medio ambiente y, a la vez, que mejore la calidad de vida de las personas involucrados en su producción.

En este sentido, han surgido marcas como Piñatex que ha conseguido crear un tipo de tejido natural, con un aspecto similar al cuero, a partir del uso de las fibras procedentes de las hojas de piña. Su creadora Carmen Hijosa, trabajó durante años en el diseño y manufactura de productos realizados con cuero y decidió dar un paso más allá para investigar y descubrir alternativas al cuero tradicional a través de productos hechos con fibras naturales y 100% veganos.

En su producción se intenta que los impactos sean los mínimos posibles. “Las fibras son extraídas de las hojas durante un proceso llamado decorticación, que es realizado en la propia plantación por la comunidad de agricultores. Además, el producto derivado de este proceso es biomasa que puede ser convertida a su vez en fertilizante orgánico y biogás” explican desde la marca.

Y de las hojas de piña a la cáscara de coco. La empresa 37.5 ha desarrollado una tecnología a partir de la cual han logrado extraer carbón activo de la cáscara de coco creando tejidos con un proceso de secado más rápido y que repelen los malos olores. “Estas partículas usan el calor desprendido por el propio cuerpo para eliminar la humedad. Esto significa que cuanto más caliente está este tejido, más fuerte se vuelve su capacidad de eliminar la humedad y, a la vez, más cómoda se vuelve la prenda” explican en la web de la compañía. Marcas como Adidas o North Face han incluido ya esta tecnología en sus tejidos para la producción de camisetas, forros, guantes, calzado, etc.

Por su parte, la empresa alemana Qmilch ha creado un proceso innovador que posibilita producir tejido con una textura similar a la seda a partir de la leche que ya no sirve para el consumo. Su creadora Anke Domaske y su equipo, tras años de investigación y ensayo-error, lograron reducir la leche a polvo proteínico, hervirlo y, a partir de ahí, comprimirlo para extraer hilos.

Esta fibra procede completamente de fuentes renovables y en su producción no se necesita a penas agua, ya que “para la obtención de un kilo de fibra se necesitan solo cinco minutos y un máximo de dos litros de agua” explican desde la empresa. Además, “las prendas obtenidas son orgánicas, antibacterianas, libres de sustancias nocivas y dermatológicamente testadas” perfectas para las personas con alergias en la piel.

SeaCell™ es otro tejido innovador procedente de fuentes renovables pero esta vez obtenido a partir de un tipo de algas que crecen en los fiordos de Islandia y que solo pueden ser cortadas una vez cada cuatro años para favorecer la regeneración de las mismas en la zona. Para producir el tejido, la compañía SmartfiberAG ha conseguido mezclar este tipo de algas con lyocel, para lograr un tipo de fibra que mantiene las propiedades revitalizantes y antioxidantes de las algas en las propias prendas.

Estas cuatro empresas son un reflejo de la realidad actual en la que poco a poco el consumidor está demandando un cambio hacia un modelo de producción más responsable y consciente.

Por suerte, cada vez es más habitual descubrir compañías que, como éstas, han convertido la sostenibilidad en el centro de su actividad empresarial a través de la investigación y la tecnología con el objetivo de lograr un futuro más verde para la industria textil.

FUENTE: FASHION UNITED

¿De qué color es tu personalidad?

, , , ,

Nuestra realidad cotidiana está envuelta por una amplia gama de colores. Y dentro de este espectro, nosotros nos acompañamos de unos pocos. Puede que lo hagas sin darte cuenta. O puede que seas muy consciente de qué tonalidades son las que siempre van contigo, porque colores y personalidad están estrechamente relacionados.

Colores intensos, cálidos y sobrios que de algún modo, decoran nuestra vida a través de la ropa, del color de nuestro coche, de la pintura de las paredes en casa, maquillajes y objetos que intuitivamente incorporamos a nuestro alrededor, según nuestros colores favoritos. Pero, ¿por qué nos atraen? ¿De qué color es tu personalidad?

Colores y personalidad

Puede que a simple vista te parezca una tontería, un juego sin escaso valor científico. Pero en realidad, cabe decir que el estudio de la relación entre colores y personalidad dispone de una amplia bibliografía al respecto, realizada en especial por numerosas empresas de psicología  y marketing donde se intenta indagar por ejemplo, cómo nos determinan ciertos colores a la hora de comprar, a la hora de elegir determinados productos y no otros, o cómo favorecer determinados estados a través de ciertos colores. Todo un sugerente mundo a descubrir.

Hemos de tener en cuenta que los colores forman parte de un espectro lumínico, y, como tales, emanan ciertos tipos de energías dependiendo de su longitud de onda. Imagina por ejemplo cómo te sentirías al entrar a una habitación pintada exclusivamente de negro. O tu sensación al pasar a una sala decorada en tonalidades verdes o azules. No podemos negarlo, los colores emanan sensaciones y emociones. Veamos pues cómo se asocian a la personalidad.

Rojo

Personalidades intensas, activas y muy optimistas. Suelen ser carácteres fuertes, con una clara inclinación ante la competividad en el trabajo, con cierto toque de impulsividad y necesidad de control.

Son personas seguras de sí mismas con un carácter abierto e intenso, pero como defecto, cabría destacar precisamente sus rápidos impulsos a veces poco reflexivos.

Naranja

¿Eres muy sociable pero mantienes los límites? Te gusta estar rodeado de gente pero mantienes cierta seriedad y equilibrio, eres comprensible y muy accesible con las personas de tu alrededor.

Suele gustarte el deporte, el movimiento y emprender pequeños retos cada día. No eres muy impulsivo, pero te gusta iniciar proyectos con los que sentirte involucrado e ilusionado.

Amarillo

Personas muy, muy creativas. A pesar de su creatividad, mantienen el sentido de la lógica, no se trata de una imaginación desbordante sino más bien racional y práctica.

Perfiles analíticos y muy críticos también consigo mismos, tanto, que suelen ser muy exigentes también con las personas que les rodean. Controlan muy bien sus emociones.

Verde

Personalidades relajadas que valoran ante todo aportar a los demás y que los demás les aporten a ellos. Buscan la cercanía de las personas y ansían sentirse seguras y amadas al tener a alguien junto a ellas.

Temen en ocasiones ser heridos por esta dependencia, pero aún así, son vitales y positivas. Muy positivas. Son también personas a las que les gusta que los demás, les reconozcan sus esfuerzos y sus acciones.

Azul

Equilibrio y paz interior. Las personas que suelen inclinarse por esta tonalidad buscan ante todo la tranquilidad y la paz interna. Viven de acuerdo a sus creencias y sus pensamientos sin importarles lo que los demás piensan o opinen de ellos.

No cambian con facilidad, tienen una integridad y unas creencias bien arraigadas ante las que no van a ceder. Personalidades fuertes pero relajadas, muy-muy equilibradas.

Morado

Personas ordenadas, muy sentimentales y, sobre todo, espirituales. Son perfiles muy sensibles, sin embargo, cuando son heridas no lo demuestran con facilidad, prefieren callarse y no evidenciar sus emociones en ese mismo momento. Antes reflexionan, meditan, y luego ponen en voz alta sus pensamientos.

Reflexionan, piensan, buscan su paz interior y además, están muy abiertas a ayudar y orientar a otros. Suelen estar envueltos en temas humanitarios.

Marrón

Arraigados a la tierra, a lo físico y a lo sencillo. Son personas que aman la vida sencilla y natural, la comodidad del día a día envueltos por los seres que aman.

Gris

No es un color negativo, en absolutoDejemos a un lado el famoso término persona gris, para ver en realidad a personalidades que son más bien equilibradas, tranquilas y algo conservadoras. También frías y tan racionales que raras veces podemos lograr enfadarlas. Como defecto cabe destacar su pasividad, raras veces salen de su rutina para emprender complejos planes.

“La felicidad se parece a las corbatas; cada uno escoge el color de la suya”

-Noel Clarasó-

Ya has visto, colores y personalidad sí están relacionados y seguramente, tras leer esto te hayas sentido identificado con uno o varios colores, es lo habitual y esperable. Así que, cuéntanos ¿De qué color es tu personalidad?

Fuente: La mente es maravillosa

Tejidos de la A a la Z

, ,

Hemos decidido realizar nuestro propio diccionario de tejidos.

Aquí os lo compartimos.