MADE IN SPAIN

, ,

Vais a tener que disculparnos, somos fans de lo analógico y preferimos siempre un buen libro antes que una búsqueda por internet.

Además, estamos orgullosos de todos los íconos que fueron creados en España y seguimos apostando al mercado nacional.

Es por todo esto que queremos compartiros otro libro, MADE IN SPAIN.

Aquí se muestran 101 íconos del diseño español, pero nosotros vamos a destacar algunos…

EL ABANICO

El abanico plegable se desarrolla en China y Japón allá por el siglo VII. Llegó a España en el siglo XV, donde arraigó enseguida, sobre todo en el sur, dada nuestra climatología.

El uso del abanico fue al principio común a hombres y mujeres, decantándose posteriormente al uso femenino y no como instrumento de confort, sino como un auténtico complemento del vestuario. Pero, además, se creó un particular lenguaje del abanico, como un WhatsApp de mensajes cortos y rápidos, pensados para el interlocutor masculino.

Abanicarse sobre el pecho lentamente significaba: estoy buscando novio. Hacerlo rápidamente: ya estoy comprometida. Cerrar el abanico y ponerlo sobre las guardas: no me fío. Pasar el dedo por las varillas: tenemos que hablar. Apoyarlo en el corazón: te amo. Cerrarlo bruscamente: te odio. Incluso llegó a crearse un sistema de letreas que combinaba cuatro orientaciones con cinco posiciones, que daba un total de 20 signos correspondientes a letras. Vamos, todo un sistema de mensajitos de la época.

CALZADO CAMPER

En la isla de Mallorca siempre ha habido una gran tradición artesana en el curtido de la piel y la fabricación de zapatos. En 1877, Antonio Fluxá, un artesano de Inca con espíritu pionero, navegó hasta Inglaterra para aprender nuevos métodos de fabricación industrial de calzado.

A la vuelta reunió a un grupo de artesanos locales e introdujo las primeras máquinas de fabricación de zapatos; así nació la tradición de la industria en la zona. En 1975 uno de sus nietos creyó que había llegado el momento de ponerse al día, acorde a los cambios inminentes que vivía nuestro país y crea una marca para afrontar los nuevos usos del calzado. Así nación CAMPER, con una filosofía empresarial muy definida: aprovechar las raíces tradicionales, con una apuesta creativa de más riesgo y libertad.

CAMPER significa campesino en mallorquín, y su eslogan “Camina, no corras” toda una declaración de principios para zapatos preferentemente urbanos: honradez, sencillez, naturaleza, austeridad, espíritu mediterráneo y amor por el oficio.  

ANIS DEL MONO

Los hermanos Josep y Vicenç Bosch i Grau fueron los fundadores de una industria de licores en el año 1865 en Badalona. Su éxito fue muy veloz y al poco tiempo se convirtió en una bebida de renombre internacional.

Hay muchas teorías e historias sobre la etiqueta y el diseño de la botella. Cuentan que en un viaje a París, Vincenç Bosch compró un perfume a su mujer y al regresar a Badalona pensó que podría utilizarlo para su anís. Cambió el formato cuadrado a cilíndrico y mantuvo el peculiar grabado romboidal del vidrio, lo que ha convertido a menudo a esta botella en un instrumento musical improvisado durante las fiestas navideñas.

EL CHUPA CHUPS

La historia de esta golosina universal empezó en 1959, cuando el catalán Enric Bernat se le ocurrió ponerle un palo a un caramelo y distribuirlo industrialmente. Fue la primera empresa que supo explotar esta tipología de caramelo que hace que no te manches y que puedas llevarlo en la boca sin tragártelo.

Al principio, el 90% de la producción se consumía en España, y tan solo el 10% restante se exportaba. Hoy, la cifra se ha invertido, y el 92% se fabrica o vende en el extranjero. Los países más chupadictos son Japón, Corea, Alemania, España, Estados Unidos y Rusia.

La sociedad factura más de 210 millones de euros al año, y destina alrededor de 4 millones de euros en investigación y desarrollo.

LA PAELLA

La paella es originaria de Valencia y se remonta al siglo XV y XVI. Al parecer surgió por la combinación de los alimentos que ofrecía el campo en ese lugar y circunstancia. Por un lado, el pollo y el conejo, como elemento cárnico, y por otro las abundantes hortalizas de la rica huerta valenciana. A eso cabe añadir el aceite de oliva mediterráneo y el excelente arroz cultivado en las proximidades.

La paella valenciana originaria es, por tanto, sabrosa pero austera, productos locales que alimentaban a la gente del campo.

PAPEL DE FUMAR SMOKING

Los tradicionales libritos de papel de liar Smoking fueron lanzados al mercado en 1929, pero en realidad, la empresa manufacturera remonta su actividad papelera a 1725 cuando el papel de fumar se elaboraba en molinos cercanos a un río con un proceso de prensado y secado totalmente manual.

La gama de productos Smoking mantiene el glamour del estilo Art Déco, de la época de cuando fue creado, en los años veinte, con su característico nombre en diagonal, dorado sobre rojo y siempre ha mantenido un cuidadoso diseño y calidad, primero en el papel de arroz y luego con el de cáñamo.

BARAJA ESPAÑOLA

Se dice que la tradición de las cartas viene de Oriente. A partir del siglo XIV se conocen testimonios de juegos de naipes en Europa. A través del sur de Italia, en Nápoles, se extiende el juego por toda Europa, a España desde Cataluña, donde precisamente surge la primera baraja española, de la que se guarda un ejemplar datado en el año 1400. Existe el modelo español, también el alemano-suizo y el francés, del que derivaría la baraja inglesa.

LOS CARTELES DE ALMODÓVAR

Pedro Almodóvar es sin duda el cineasta español más internacional. Nadie como él ha sabido plasmar la transformación del país desde los inicios de la democracia, pasando por el boom de la movida hasta nuestros días.

En su filmografía ha sido muy importante el tratamiento de la imagen gráfica, los títulos de créditos y los carteles, diseñados habitualmente por Juan Gatti, diseñador y fotógrafo argentino nacido en 1950.

Entre las contundentes propuestas de Gatti, destaca el cartel de “Tacones lejanos” que logra expresar toda la fuerza melodramática de la película. De hecho, Almodóvar y Gatti han seguido trayectorias paralelas en su obra fílmica y gráfica, evolucionando del desenfado y la comedia iniciales hacia la dureza y el drama actuales.

BOLSO LOEWE

En 1872 un artesano alemán viaja a Madrid en busca de negocios de su especialidad, la piel. Allí quedó fascinado por un taller de la calle Lobo (hoy en día, Echegaray) dedicado a la marroquinería y decide asociarse con su propietario. En 1892 abren conjuntamente una tienda en la calle Príncipe con el nombre E. Loewe. Fábrica de artículos de piel, pensada para ofrecer artículos de alta calidad para la gente pudiente de la capital. El alemán aporta el rigor organizativo y los españoles la maestría del oficio artesano, creando piezas exclusivas, con calidades muy cuidadas, pieles exóticas y bellos modelos.

Fuente: MADE IN SPAIN –  Juli Capella

Fondo de imágenes: Lienzo pintado por Joaquín Planelles Guarinos

OBSESIÓN

,

OBSESIÓN

Vivier, Blahnik y Westwood. Los chapones de madera de medio metro del siglo XV y su reaparición como zapatos de plataforma de las décadas de los 60 y 70. La paradoja de los tacones altos. Palas de tul, brocado, bisutería, vidrio, escamas y plumas. Los inmortales clásicos de Chanel, el zapato de salón de Jackie Onassis, los tacones aguja de Marilyn: esta obra es un auténtico deleite visual, un homenaje al calzado femenino con más de 1000 fotografías a todo color.

Además se incluyen anécdotas fascinantes sobre los zapatos, e incluso un amplio repertorio de modelos inolvidables bajo el título “El zapato dejó huella” : ¿quién no recuerda las futuristas botas estilo gogó de Courrèges?

Linda O’Keeffe “Un tributo a las sandalias, botas, zapatillas…”

La tienda favorita de Carrie Bradshaw en 2020 sería este rincón para ‘adictas’ a los zapatos

Sarah Jessica Parker está a punto de hacer realidad uno de los mayores sueños del personaje de ‘Sexo en Nueva York’

Seguro que si la Carrie Bradshaw que conquistó a todas las amantes de la moda desde 1998 hasta 2004 se entera de que en el año 2020 iba a estar tan cerca de su adorado Manolo Blahnik, no se lo hubiese creído y hubiese escrito una columna fantaseando con la remota posibilidad. Pero lo cierto es que, además de seguir compartiendo los mismos looks, parece que Sarah Jessica Parker y su personaje de ‘Sexo en Nueva York’ están destinadas también a cumplir los mismos sueños. Siguiendo los pasos de Carrie y su -icónica- adicción a los zapatos, la firma de calzado que la actriz fundó hace seis años, SJP Collection, abrirá su primera tienda oficial en el mismo local de Manhattan donde el diseñador Manolo Blahnik tenía su boutique neoyorquina -un lugar de culto en el que Carrie pasaba más tiempo que en su propia casa-. Así que, ¡el reinado de los salones de punta fina y tacón infinito continúa!

Getty Images

Aunque la marca de la actriz tenía una tienda de estilo pop-up y un showroom, a partir del próximo mes de abril contará con el amplio y luminoso espacio que sus característicos stilettos de hebilla joya y sandalias se merecen. ¿Un universo lleno de los tacones satinados favoritos de Carrie Bradshaw? ¡Sí, por favor! Lo mejor de todo es que la tienda, situada en el centro de Manhattan, también contará con la línea completa de accesorios de SJP Collection, que alberga desde bolsos de mano y gafas de sol hasta fundas de móvil, perfumes, velas, libros o, incluso, toallas de playa. Una inmersión de 360 grados en el mundo de Sarah Jessica Parker que, gracias, a su impecable gusto por la moda y, sobre todo, los complementos, se ha convertido en la prescriptora de estilo que su legendario personaje siempre fue. 

Getty Images

¿Ya estás pensando en planificar un viaje a Nueva York con tus amigas? Nosotras confesamos que también. Así que apunta esta dirección, 31 West 54th Street, si quieres dar rienda suelta a la nostalgia… y a la tarjeta de crédito -al más puro estilo Carrie-. Sarah Jessica Parker lo ha dejado claro en su último post, todo el mundo es bienvenido a su particular imperio, “esta tienda es un sueño hecho realidad para #SJPCollection y no podemos esperar para recibir a nuestros clientes de siempre, abrir nuestras puertas a los nuevos y crear un espacio donde todos sean bienvenidos”. 

Fuente: FASHION HOLA

6 innovaciones textiles sostenibles que cambiarán la industria de la moda

, ,

Plátano, café, piña, loto, ortiga y cáñamo. Esto que suena como los ingredientes de una lista de compras exóticas son en realidad todos los recursos naturales que pueden convertirse en textiles sostenibles. El ‘Cómo’, se explicará a continuación; el ‘porqué’ debe ser obvio: En vista de la disminución de los recursos, especialmente de fibras naturales de uso intensivo extraídas del algodón, y el impacto ambiental de las fibras a base de petróleo como el acrílico, poliéster, nylon y spandex, todo parece apuntar a que ya es hora para la industria textil de buscar alternativas sostenibles y probar que la producción de textiles y prendas de vestir no tiene que contaminar el medio ambiente. Al contrario. Con esta finalidad, FashionUnited ha encontrado seis interesantes alternativas.

1.Fibras de cáñamo

Una de las fibras naturales más versátiles puede obtenerse a partir de fibras de cáñamo, que son antibacterianas, duraderas y resistentes, y funcionan como un sistema natural de aire acondicionado. Además, el cáñamo es una planta de rápido crecimiento que consume muy poca agua y no requiere herbicidas, pesticidas, fertilizantes sintéticos o semillas transgénicas. “¿Cómo no amar este recurso?”uno se podría preguntar, y también por qué esta súper planta no se ha convertido ya en el estándar en el procesamiento de textiles.

2.Fibras de ortiga

La ortiga común, Urtica dioica, es una planta ampliamente utilizada que es fácil de cultivar. Para la producción de las fibras, las ortigas se cosechan en el verano y los tallos se secan bien. Esto elimina que la fibra sufra picaduras. Después del secado, los tallos se rompen para separar las partes leñosas. Entonces, la planta es cepillada para separar las fibras. Después de eso, las fibras se hilan húmedas y luego se secan. Al enlazarlas, aumenta su resistencia al desgarro.

3.Fibra de café molido

La mayoría de los bebedores de café simplemente tiran los residuos del grano después de preparar su bebida. Sin embargo, esta es una materia prima importante que se puede ser reutilizada. La tecnología textil taiwanesa de Singtex combina el polvo de café procesado post-patentado con polímero para crear lotes maestros antes de convertirlos en hilo. La hebra resultante es multifuncional y se puede utilizar en una variedad de productos, desde productos para exteriores hasta equipamiento deportivo o artículos del hogar utilizados todos los días.

4.Fibra de piña Piñatex

Aunque la idea puede sonar increíble, hay una alternativa vegana al cuero, que está hecha de hojas de piña. Ananas Anam, con sede en Londres, ha desarrollado un textil natural, conocido como Piñatex, que es notablemente similar al cuero. El tejido revolucionario está hecho de fibras de hoja de piña, un subproducto de la cosecha de piña en Filipinas. Durante un proceso llamado decorticación, las fibras se extraen de las hojas. Las fibras se someten entonces a un proceso industrial para convertirse en un textil no tejido, que es la base de Piñatex. Un subproducto derivado del proceso de fabricación es la biomasa, que se convierte en fertilizante orgánico o biogás y es utilizada por las comunidades agrícolas, cerrando así el ciclo de producción del material.

5.Fibra de banano

La fibra de banano es una de las fibras naturales más fuertes del mundo. Se hace del vástago del árbol de plátano y es increíblemente durable y biodegradable. La fibra consiste en tejido celular de pared gruesa, unida entre sí por gomas naturales y está compuesta principalmente de celulosa, hemicelulosas y lignina. La fibra de banano es similar a la fibra de bambú natural, pero se dice que su capacidad de giro, finura y resistencia a la tracción son mejores. La fibra del plátano se puede utilizar para hacer un número de diversos tejidos con diversos pesos y gruesos, basados en qué parte del vástago del plátano se extrajo la fibra.

6. Fibras de loto

El uso de fibras de loto y tejidos puede sonar exótico para las culturas occidentales, pero en países como Tailandia y Myanmar, por ejemplo, las fibras de loto se han utilizado para prendas especiales durante siglos. No es de extrañarse, porque del proceso de fabricación se obtiene una tela de lujo que da la sensación de ser una mezcla de seda y lino en bruto que también es resistente a las manchas, ligero, suave, sedoso y extremadamente transpirable. ‘¿cómo no amar este recurso?’ uno puede preguntarse de nuevo. En este caso, es el proceso de fabricación complicado y largo, y ese es el obstáculo más grande para usar fibras de loto.

Después de cosechar los tallos de loto, estos se cortan a lo largo para extraer las delgadas fibras. Esto debe hacerse en un periodo de tres días de cosecha, para obtener los mejores resultados. Así, las fibras son obtenidas, lavadas y puestas a secar antes de hilarlas a mano en telares tradicionales. La calidad de la tela de loto es de tal calidad que ha sido considerada para el uso comercial. Hero’s Fashion, con base en Jaipur, India, ya marca varios clientes con sus camisas hechas a base de tela de loto.

Todavía falta ver hacia el futuro y encontrar la manera de comercializar estos seis productos de manera viable y adecuada para la producción masiva. Las fibras de cáñamo, café y ortigas son las que tienen mayor potencial para el mercado masivo, mientras que las telas hechas de loto y piña parecen interesarle más al mercado de lujo.

Fotos: Coffe ground fibres /Singtex Industrial CO. LTD.; hemp jacket/Patagonia website; Netl products via tumblr; coffee fabrics/ Singtex Industrial CO. LTD.; Piñatex; products made of banana fibres/ Green Banana Paper; lotus fabrics by Samatoa Lotus Textiles

Fuente: Fashion United

Por qué deberíamos declararle la guerra a la ropa de poliéster

, , , ,

A pesar de que su mercado representa el 50% del total de fibras, este tejido no deja que la piel transpire y no siempre es agradable al tacto. Como todos los plásticos, no es biodegradable y produce gran impacto medioambiental.

Basta con introducir en el buscador de cualquier marca low cost la palabra ‘poliéster’ para toparse en su catálogo con cientos (incluso miles) de prendas fabricadas con este material. Por algo es la fibra más utilizada en la industria textil y su consumo aumenta alrededor del 5% cada año. Hagan la prueba: busquen en su armario e inspeccionen las etiquetas, les aseguramos que se toparán con unas cuantas blusas, vestidos y pantalones confeccionados en poliéster. Es lo normal. Su guardarropa es solo un reflejo a pequeña escala de la tendencia global: «A nivel mundial, el mercado de fibras de poliéster representa más o menos el 50% del mercado total de fibras (naturales y artificiales)», apunta Gema Gómez, fundadora de Slow Fashion Next, plataforma de Formación en Moda, Sostenibilidad y Negocio.

Entonces, ¿por qué debemos declararle la guerra al rey de los tejidos?

Puede que este derivado del petróleo permita que cambiemos de modelito a la velocidad de la luz sin que el bolsillo se resienta demasiado, pero también tiene la culpa de que la piel transpire menos o de que repartamos descargas a diestro y siniestro por culpa de la electricidad estática que acumula. Eso sin tener en cuenta su grave impacto medioambiental. ¿Alguna vez ha sentido grima al tocar determinadas prendas en las tiendas de moda pronta? ¿Le produce dentera tan solo rozar el forro de esa falda nueva? Miren su composición, probablemente la culpa también sea del poliéster.

No todo van a ser desdichas, si la mitad de las prendas que se fabrican en el mundo están hechas de este material por algo será. La principal ventaja es el precio: es más barata que otras fibras y ha logrado arrebatar mercado a otros tejidos asequibles como el algodón después de que su precio descendiera hasta mínimos históricos.

Por eso es más que probable que esas «gangas» con las que es fácil toparse en las cadenas low cost estén confeccionadas en fibras sintéticas como el poliéster. Aunque existen diferentes calidades y cada vez es más frecuente toparse con piezas de este tejido a precios poco asequibles.

Pero además, «las prendas fabricadas con este material son fáciles de lavar y secar, no encogen –de ahí que se utilicen tanto en los forros– e incluso podemos llevarlas de viaje en la maleta sin que se arruguen», explica Mª Carmen López Soler, Asesora Textil y autora de Manual de Tejidos – Las muestras.

Aunque cada vez más prendas están compuestas de poliéster al 100%, es muy frecuente encontrarlo mezclado con otros tejidos. ¿Qué ventajas tiene esto? ¿Es mejor comprar prendas que combinen el poliéster con otras fibras? «El objetivo de estos híbridos es aunar en un solo tejido las características que cada material presenta por separado. 

Es decir, una prenda compuesta por 50% algodón / 50% poliéster será transpirable al 50%, mientras que si hubiera sido solo de algodón lo sería al 100%. El problema con las mezclas es que no se pueden reciclar puesto que aún no está implementada industrialmente la tecnología necesaria para separar las materias al final de su vida útil. El resultado es un ‘residuo eterno’», detalla Gómez.

¿Por qué deberíamos dejar de comprar prendas de poliéster?

La falta de transpirabilidad y el tacto son dos de los factores que, a priori, pueden echar para atrás al consumidor. Si han notado que sudan más o huelen peor cuando llevan puesta esa blusa que compraron por cuatro duros, no es producto de su imaginación. «Las fibras sintéticas no absorben bien la humedad. El poliéster no transpira, con lo que provoca el efecto sauna: en caso de quemarse no arde sino que funde», señala López Soler. Además estos tejidos se cargan de electricidad estática al frotarse entre sí o contra la piel provocando que la prenda se pegue al cuerpo o se produzcan pequeñas descargas eléctricas.

Tampoco es un material que se lleve bien con las pieles más delicadas. «Tener alergia a la ropa no es demasiado frecuente pero muchas personas pueden experimentar lo que llamaríamos intolerancia mecánica. La gente con la piel atópica o seca puede sentir picor, irritación o desarrollar eccemas al entrar en contacto con determinados tejidos. También son más propensos a sufrirla aquellos que tienen alergias respiratorias (por ejemplo al polen). Es cierto que el poliéster, como producto sintético que es, tiene más papeletas que otros tejidos para provocar esta intolerancia mecánica», explica la Dermatóloga Patricia Ortiz García.

Pero, además, tiene muchas desventajas a nivel medioambiental. «El plástico más usado en el poliéster es tereftalato de polietileno (más conocido como PET). Como todos los plásticos no es biodegradable y proviene principalmente del petróleo, que es un recurso no renovable», nos cuenta Gema Gómez. Y añade: «Otro gran problema que aún es bastante desconocido por falta de investigación es el tema de los microplásticos. 

Cuando lavamos las prendas sintéticas, estos microplásticos se desprenden de ellas y acaban yendo a parar a ríos y mares, afectando a los peces que después son ingeridos por los humanos. Se trata de una contaminación medioambiental prácticamente desapercibida y muy importante para la salud del planeta y la nuestra propia, porque estamos invadiendo el medio ambiente con un producto tóxico que no es biocompatible». Si necesitan más datos inquietantes cabe añadir que para producir poliéster se necesita aproximadamente el doble de energía que en el caso del algodón convencional, y cuatro veces más que en el algodón orgánico.

Puedes continuar leyendo este artículo en: S-MODA