De la clase obrera a la aristocracia inglesa: las mil vidas de la pana

El tejido estrella de los años 70 regresa para reclamar su trono.

Dicen que la pana es “el terciopelo de los pobres” y que “si entras partiendo la pana” eres “un fiera” -o así lo cantaba el grupo catalán Estopa-. Sea como fuere este material siempre ha estado en boca de todos y por mucho que algunos hayan querido desterrarlo por su aspecto “viejuno” siempre ha encontrado la manera de regresar.

Se llevó a finales de los 90 y entrados los 2000 materializado en pantalones y petos multicolor en su versión más moderna y en americanas de colores tierra en la más tradicional y conservadora –Robin Williams en su papel de profesor en ‘El Club de los Poetas Muertos’ es el gran representante de esta última versión-.

Pero más allá de lo estético, la pana fue concebida como algo meramente funcional para abastecer a la clase pobre. Por su resistencia y por su escaso coste era el material con el que confeccionaban los ingleses el uniforme de los obreros durante la revolución industrial en la segunda mitad del siglo XVIII.

Poco a poco, la pana fue cambiando de sector y, por ejemplo, se incluyó en el uniforme escolar de los niños en los años 20. No sería hasta la llegada de los vaqueros, en los años 50, que pasaría de ser símbolo de la clase obrera a vestir a la alta aristocracia británica.

La pana fue ideada para confeccionar el uniforme de los obreros durante la revolución industrial

La pana ahora servía para confeccionar los trajes de caza de los nobles y caballeros que salían de caza en los 60. La moda lo rescató y volvió a democratizar este tejido gracias, en buena parte, al movimiento hippie. Era entonces cuando volvía a sus raíces obreras y cogía impulso.

Décadas después sigue estando muy presente. Para los políticos es un guiño a la clase humilde -todo el mundo recordará la identificación de la izquierda de Felipe González con la chaqueta de pana- y para muchos una indumentaria asociada también a la profesión de magisterio (el estereotipo de profesor de historia algo “viejuno”).

Vertical